La barrera que rodea las costas se encuentra debilitada por una enfermedad.

CANCÚN, Q. Roo.- Las costas de Quintana Roo son más susceptibles que en años anteriores a recibir los impactos de huracanes fuertes, pues la barrera arrecifal que protege las costas se encuentra afectada por la enfermedad conocida como síndrome blanco.

María del Carmen García Rivas, directora del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos, explicó que un 50% de los corales que dan estructura al arrecife se encuentran debilitados por esta enfermedad, por lo que no tienen la fuerza suficiente para mermar la energía de los huracanes y evitar daños en las costas.

Añadió que en este momento el arrecife no tiene la misma capacidad de protección que tenía en 2005, cuando el huracán Wilma golpeó las costas del Caribe mexicano, por lo que un fenómeno de esa naturaleza podría hacer más daño.
“La fuerza del huracán va a pasar mucho más que si estuviera el coral vivo, con sus pólipos, y con estos rieles que ayudan a detener la energía, pero si tienes una estructura lisa, el impacto será mayor”, dijo.

Ejemplificó la protección natural que brindan los arrecifes con las de una ventana anticiclónica: “Nuestra ventana anticiclónica está muy mal, o está por caerse”, subrayó.
“La enfermedad avanza muy rápido y estamos actuando muy lento. Tenemos que manejar el sargazo, tratar nuestras aguas negras, y pues no vemos mucha intención.

“Con todo esto de los cambios de gobierno no se ha actuado, y esta sinergia nos puede llevar a un colapso”, aseveró la especialista.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.