El campeonato busca rescatar las tradiciones ancestrales de México.

Ciudad de México.- Con la participación de nueve equipos del país, cuatro en la rama masculina (Chiapas, Sonora, Tabasco y Yucatán) y cinco en la femenina (Sonora, Tlaxcala, Veracruz, Tabasco y Quintana Roo), la víspera se llevó a cabo en este municipio la jornada eliminatoria del segundo torneo Juego de Pelota Mesoamericano Ulamaztli 2017.
El campeonato que busca rescatar las tradiciones ancestrales de México, realizará este sábado su segunda sesión, cuando se realicen las finales, cuyo ganador se enfrentará al país invitado, Belice, en el campo del Deportivo Braulio Romero de este lugar de acuerdo con las reglas aceptadas del juego prehispánico, informó Notimex.

1492368570059La actividad se enmarca en el programa Noches Mágicas de Teotihuacán y para las dos jornadas fueron organizados también un programa de espectáculos de danza prehispánica, sesiones de musicoterapia colectiva, temazcales y guías energéticas, además que en la zona se abrió un área de acampar. La entrada por persona cuesta 120 pesos.

Las eliminatorias se realizaron el 14 de abril entre las seis de la tarde y las 11 de la noche y esta sábado 15 del mismo mes se llevarán a cabo las finales de ambas ramas, cuyo ganador se enfrentará al representativo del país invitado.

El segundo campeonato de juego de pelota mesoamericano revive la eterna lucha entre la luz y la obscuridad y es la vitalidad quien da continuidad a la existencia de los hombres, así como lo narra el “Popol Vuh”, el antiguo libro sagrado de los mayas, explicó Armando Osorio Uscanga, dirigente nacional del proyecto.

El entrevistado, quien en cada partido funge como comentarista que ilustra al público, explicó que la idea de la organización es revalorar, reivindicar y difundir en México y el mundo el juego de pelota mesoamericano, y explicó que hasta 2016 había cuatro entidades del país interesadas en este movimiento, y a la fecha ya suman 16.

Tal incremento, aseguró, habla del óptimo momento que vive este deporte, que si bien en los últimos años ha sido visto como espectáculo para el turismo que llega a zonas como Xcaret, Quintana Roo, realmente se trata de un deporte ciento por ciento mexicano que luego de una historia ancestral fue eliminado por la Conquista.

Se perdió tras la llegada de los españoles, quienes al ver que se jugaba con una pelota de tres kilogramos y medio hecha con puro caucho, intentaron jugar también. “Sin embargo, cuando tenían una disputa se aventaban la pelota y se hacían hematomas, se dislocaban la mandíbula, se reventaban los ojos y se rompían las costillas, entre otras lesiones serias”.

El juego de pelota tiene aproximadamente tres mil años como práctica deportiva ancestral que forma parte de la herencia y cultura de los primeros pobladores de Mesoamérica. Así, desde los tiempos de los Olmecas existen registros de este juego, que tuvo importancia en lo cultural, político y económico en la mayoría de las civilizaciones prehispánicas, acotó.

Desde la llegada de los primeros misioneros, el juego de pelota llamó la atención de gente como Fray Bartolomé de las Casas. Incluso, Hernán Cortes llevó a Europa una demostración de este juego para que la admirara el rey Carlos V. Actualmente, se mantiene como un deporte que muestra la fuerza de sus raíces al permanecer vigente en diversas entidades del país.

Pese a la prohibición, en puntos de lo que hoy es la República Mexicana, como el actual Estado de Sinaloa, se conservó casi intacto en sus reglas y dinámica de juego. Hubo gente que se fue a esconder en las selva, donde logró mantenerlo vigente hasta la actualidad. Lamentablemente, en los últimos años se ha visto más como espectáculo que como deporte.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *