Rafael Nadal abandona.

Deportes septiembre 8, 2018 edwin 0

El tenista argentino Juan Martín del Potro volverá a jugar la final del Abierto de EU, luego de que el español y campeón vigente tuviera que retirarse de la cancha debido a una lesión.

NUEVA YORK, EU.- El tenista argentino Juan Martín del Potro volverá a jugar la final del Abierto de Estados Unidos luego de que el español y campeón vigente, Rafael Nadal, tuviera que abandonar este viernes en semis debido a una lesión en su rodilla derecha.
Del Potro, ganador en Nueva York en 2009 y tercer cabeza de serie, luchará por su segundo título de Grand Slam el domingo frente al ganador del duelo entre el serbio Novak Djokovic y el japonés Kei Nishikori, que se enfrentan más tarde.
El argentino se había llevado la primera manga en el tie break por 7-6 (7/3) cuando, en la segunda, el español recibió atención médica en el cuarto juego por segunda vez y se vio obligado a abandonar tras perder el set por 6-2.
“No es la mejor manera de ganar un partido. Me encanta jugar contra Rafa porque es la mayor batalla de este deporte y no me gusta verle sufrir en la pista como hoy. Estoy triste por él”, señaló Del Potro, aún sobre la pista, tras su victoria.
“Significa mucho para mí estar de nuevo en la final. No esperaba jugar otra final (de Grand Slam) y significa mucho hacerlo en mi torneo favorito. Mis mejores recuerdos son en esta pista, en 2009, cuando gané a Rafa y luego a Roger (Federer). Me encanta jugar aquí, gracias a todos por crear una atmósfera fantástica”, añadió el tandilense.
Nadal ya había dado muestras de dolor en la tercera ronda contra el ruso Karen Khachanov, al que superó en cuatro sets en casi cuatro horas y media, teniendo que pedir atención médica y vendándose la zona afectada.
En cuartos, frente al austriaco Dominic Thiem, jugó un maratoniano partido de cinco mangas y casi cinco horas bajo un asfixiante calor que le acabó pasando factura.

Por su segundo Grand Slam
Ahora, Del Potro tendrá la oportunidad de sumar su segundo título de Grand Slam, nueve años después de disputar su primera y única final de un torneo mayor, cuando derrotó al suizo Roger Federer en 2009 en cinco sets.
El albiceleste firma ya la mejor temporada de su carrera deportiva tras cuatro cirugías en sus muñecas que a punto estuvieron de retirarlo tras aquella victoria en el US Open. El de Tandil llegó esta vez a Nueva York como tercero de la ATP, su posición más alta en la clasificación, y luego de ganar su primer Masters 1000, en Indian Wells, en marzo.
Del Potro, que solo había cedido un set en todo el torneo (en cuartos ante el local John Isner), arrancó mejor que su contrincante, firmando un quiebre desde el primer juego que, sin embargo, el español neutralizó inmediatamente.
Nadal requirió atención médica en el séptimo, perdió su saque en el noveno (5-4) y, aunque lo recuperó a continuación, acabó cediendo en el tie break tras varios errores no forzados.
“Creo que la clave fue el primer set. Hicimos un buen tenis, jugué bien en el tie break y estoy muy contento de estar en la final otra vez”, dijo Delpo.
En el segundo, la rodilla del español dijo “basta” rápidamente. El vigente campeón necesitó de nuevo un tiempo muerto médico y, a partir de ahí, apenas pudo perseguir la pelota.
Así, tras caer en el segundo, Nadal decidió abandonar.
“Es difícil para mí. No se trata de perder, se trata de no poder luchar por ganar. Estos momentos son difíciles, pero voy a seguir trabajando, a seguir disfrutando en la pista”, dijo el español visiblemente frustrado tras la contienda.

Una final diferente para Serena
Para Serena Williams, no hubo un “espera para el próximo año” en el U.S. Open anterior.
Antes, cada vez que un torneo de Grand Slam terminaba sin Williams alzando el trofeo, siempre había la creencia de que simplemente podría llevarse el siguiente. Era la mejor del mundo, quizá de la historia, y sin duda sería la favorita en cuanto se presentara de nuevo.
Pero a estas alturas del año pasado no pensaba en las canchas.
Pensaba en sobrevivir.
Eso es lo que hace tan especial esta travesía rumbo a la final del Abierto de Estados Unidos, donde Williams enfrentará a la japonesa Naomi Osaka el sábado con la oportunidad de igualar el récord de 24 títulos en sencillos de Grand Slam.
La estadounidense cayó en la final de Wimbledon, pero tendrá una nueva oportunidad de empatar la marca quizá más pronto de lo que habría imaginado en septiembre del año pasado, cuando tuvo que ser sometida a cuatro operaciones tras el nacimiento de su hija debido a complicaciones relacionadas con coágulos.
Por su parte, Osaka podría convertirse a sus 20 años en la primera japonesa en coronarse en un torneo en sencillos de Grand Slam y la campeona más joven del U.S. Open desde la rusa Maria Sharapova, que ganó a sus 19 años en 2006.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *