La Zona Maya de Quintana Roo es paso obligado del trasiego hacia ciudades de la Península de Yucatán * De Felipe Carrillo Puerto parten carreteras que comunican al centro del estado con los principales destinos turísticos del norte, como Cancún y Playa del Carmen, y también con Valladolid, en el oriente de Yucatán, y con la capital de ese estado * El parador donde el Ejército Mexicano realizó el importante decomiso está 20 kilómetros al sur de la cabecera municipal

Felipe Carrillo Puerto.- El importante decomiso de poco más de 200 kilos de cocaína en dos tráilers del servicio público de transporte federal, efectuado por soldados del Ejército Mexicano en la mañana de este viernes, sacudió la aparente tranquilidad de la Zona Maya, donde cada vez es más evidente la operación del crimen organizado.

El centro de Quintana Roo en los últimos meses ha sido afectado por ejecuciones del narcotráfico, que se sumaron a las ahora cada vez más frecuentes apariciones de narcomensajes en mantas.

Era un secreto a voces que las vías de comunicación principales que atraviesan por el centro de Quintana Roo, y que comunican con los destinos turísticos del Caribe Mexicano, como Cancún y Playa del Carmen, y con importantes ciudades del estado de Yucatán, como Mérida y Valladolid, son paso de cargamentos de droga que se distribuyen en la península.

Esto quedó más claro aún con el aseguramiento de un cargamento de poco más de 200 kilos de cocaína en dos tráilers que ocurrió en las inmediaciones de un parador de tractocamiones que se ubica 800 metros al sur del poblado de Uh May, comunidad ubicada, a su vez, 20 kilómetros al sur de la cabecera municipal de Felipe Carrillo Puerto, de donde se reparten las carreteras que se dirigen a Cancún, Mérida y Valladolid.

De acuerdo a información que se pudo indagar, el decomiso se realizó alrededor de las 7 y media de la mañana de este viernes, mediante una sigilosa movilización de elementos del Ejército Mexicano en la carretera federal 2240 Reforma Agraria–Puerto Juárez, tramo crucero Noh-Bec–Uh May, a 20 kilómetros al sur de la ciudad de Felipe Carrillo Puerto.

En este sitio se ubica una cafetería de estructura de madera y huano, llamada La Querendona, también conocida como La Cachimba, ubicada a la altura del kilómetro 113 + 500, y a 30 metros de la carretera sobre un camino de terracería que es bastante ancho para permitir el ingreso y las maniobras de tractocamiones que paran en el lugar.
Conforme a una versión extraoficial de los hechos, en el sitio aparentemente varios sujetos se encontraban realizando el traslado de un cargamento de un tráiler a otro, lo que le llamó la atención a elementos militares que cruzaban por esa zona, y al realizar la revisión detectaron un importante cargamento de cocaína en paquetes.

Ante esto, fue solicitado el apoyo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) adscritos a la XXXIV Zona Militar, quienes llegaron al para resguardar el lugar mientras se realizaban las diligencias necesarias para turnar a la Fiscalía General de la República (FGR) el producto que era transportado en ambas unidades, que de manera extraoficial se ha sabido que se trata de más de 200 kilos de cocaína.

Además de los dos tractocamiones con cajas cerradas están involucrados además dos camionetas, y se realizó la detención de cuatro personas, que fueron trasladados a la capital del Estado para que ser turnados a la Fiscalía General de la República.

Mientras tanto, los vecinos de la comunidad de Uh May hicieron mención de que las últimas horas han transcurrido dentro de lo habitual en esta comunidad, sin observarse algún movimiento de las Fuerzas Armadas o agentes federales.

Uno de los entrevistados, que pidió el anonimato, hizo referencia de que “sólo en la mañana se registró un movimiento de militares en una cafetería que se encuentra cerca de esta localidad, pero desconocemos que era lo que estaban haciendo en este lugar, puesto que en esta cafetería se detienen una infinidad de vehículos y personas, por eso no se nos hizo raro el movimiento”.

Aunque recordó que desde el pasado miércoles una patrulla de la Policía Militar estuvo realizando sus rondines sobre la vía federal sin ingresar en las calles de la comunidad, pero no se detuvo.

“Las cosas han pasado como si nada, hasta que nuevamente hoy me percaté del movimiento cuando me dirigí rumbo a la capital del Estado, pero de ahí ya no supe más qué paso”, refirió el entrevistado.

Fuente: PORESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.