1_sardinasLos ácidos grasos Omega3 que contienen ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos

El calcio presente en sus espinas mejora la salud de los huesos

Consumir una ración de sardinas aporta aproximadamente 280 kilocalorías. Perfecto para tomar en las noches de verano, este sabroso pescado azul es una gran fuente de proteínas y muy rico en ácidos grasos Omega-3, beneficiosos para reducir los niveles de colesterol y triglicéridos y prevenir enfermedades de tipo cardiovascular.

Con una carga importante de vitamina D y de calcio, que obtendremos al consumir las espinas, las sardinas son perfectas para las mujeres en menopausia y las personas que padecen osteoporosis. Además, este pescado es rico en vitamina A o retinol, que contribuye a la formación y mantenimiento de mucosas, dientes y tejidos y aporta grandes beneficios a la salud de los ojos y de la piel.

Por otra parte, consumir sardinas aporta potasio, hierro, zinc y yodo, siendo este último mineral fundamental para prevenir problemas de tiroides.

Tan sólo aquellas personas que tienen el ácido úrico elevado y sufren de gota o cálculos renales, deben moderar el consumo de sardinas por su elevado contenido en purinas.

100 gramos de sardinas frescas aportan:

Calorías: 153

Proteínas: 17,1g.

Grasas 9,4 g.

Grasas monoinsaturadas 2,8 g.

Grasas poliinsaturadas 2,9 g.

Carbohidratos 0 g.

Sodio 100 mg.

Fibra 0 g.

Vit D: 7,9 µg.

Calcio: 50,4 mg.

*Información avalada por los expertos en nutrición de Alimmenta

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *