Antes de prender el asador, checa estos consejos para minimizar los riesgos

Estados Unidos.- Aunque algunas personas quizá tengan miedo de los riesgos del cáncer que conlleva asar un filete a la parrilla, unos sencillos cambios pueden reducir ese riesgo, aconseja una nutricionista.

De acuerdo con información del The New York Times, cocinar la carne de res, el cerdo, el pescado o la carne de ave a temperaturas altas puede conducir a la formación de unas sustancias que pueden provocar cambios en el ADN que aumentan el riesgo de cáncer.

Según la cuantiosa evidencia recolectada cuándo se cocina a ese tipo de alimentos a altas temperaturas o expuestos directamente a las llamas, los componentes en las carnes rojas y procesadas atraviesan reacciones bioquímicas que a su vez producen componentes cancerígenos capaces de alterar el ADN de quien los ingiere.

Gran parte de las investigaciones al respecto han sido llevadas adelante en laboratorios o animales, pero nueva evidencia está comenzando a establecer el nexo con los riesgos de cáncer.

“Quizá parezca que todo lo que es divertido es cancerígeno”, señaló Catherine Carpenter, profesora de nutrición clínica y miembro del Centro Oncológico Integral Jonsson en la Universidad de California, en Los Ángeles.

“Pero cocinar la carne a la parrilla está bien, simplemente debe ser consciente de qué partes aumentan el riesgo de cáncer, y hacer cambios en el estilo de vida no solo con los que pueda vivir, sino con los que pueda vivir durante mucho tiempo”, planteó.

Carpenter recomienda cuatro consejos para reducir el riesgo de cáncer por las carnes asadas a la parrilla:

  • No ase con calor directo. Encienda el fuego en una parte de la parrilla, y ponga la carne en la otra parte que no tiene llama.
  • Dele vueltas. Si la carne está expuesta al fuego directo, asegúrese de darle la vuelta con frecuencia para reducir su exposición a las sustancias nocivas.
  • Quítele la parte quemada. Si partes de la carne se queman durante la cocción, córtelas antes de servirla. Eso también ayuda a reducir la exposición a las sustancias nocivas.
  • Añada algo de color a su plato. Sirva frutas y verduras con las carnes asadas. Las frutas y las verduras contienen antioxidantes que contrarrestan los efectos de las sustancias cancerígenas que se pueden crear al asar la carne.

Fuente: SIPSE

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *