Un caos en materia de transporte comenzaron a padecer tanto personal operativo de la 10/a Brigada de la Policía Militar como sus familiares que este miércoles tuvieron su primer día de franquicia (descanso), otorgado por la comandancia del Cuartel General, pues hasta el momento no existe un mecanismo oficial con ruta establecida que pueda movilizarlos, ya sea a la plaza comercial más cercana o a diversas zonas de la ciudad que quisieran conocer o realizar trámites.

Ayer, durante un recorrido efectuado por las inmediaciones del nuevo cuartel de la Policía Militar, edificado en el Ramal Norte, en la zona conurbana entre Isla Mujeres y Benito Juárez, se pudo apreciar que un considerable número de personal de tropa, tanto hombres como mujeres, recibieron su primer descanso y en ese sentido, algunos con sus familiares que ya están asentados en la Unidad Habitacional y otros solos, buscaron salir del lugar para comenzar a reconocer Cancún.

Sin embargo, se toparon con el problema de la falta de transporte y fue gracias a unos mototaxis e incluso taxis que han trasladado frecuentemente a las personas que venden alimentos frente a las instalaciones de la 10/a Brigada de la Policía Militar desde que iniciaron los trabajos de edificación, que los soldados y sus familias pudieron salir de la zona para dirigirse a la plaza comercial más cercana.

Y fueron los mismos operadores de estas unidades de transporte quienes dieron aviso a más compañeros que estaban establecidos en la Multiplaza Arco Norte, para que se movilizaran hacia la Ciudad Militar debido a que había mucho pasaje que requería del servicio.

Eso generó un caos porque la movilización de los transportistas hacia la 10/a Brigada de Policía Militar, para trasladar a los soldados y sus familias, se dio sin control alguno, incluso cometiendo irregularidades en los cobros por no existir ni tarifa y ni mucho menos una ruta establecida.

En el recorrido que se pudo hacer, se apreció a mototaxis de diversos sindicatos, así como taxis tanto de Cancún como de Isla Mujeres que corrían a toda velocidad sobre el Ramal Norte para tratar de efectuar la mayor cantidad de vueltas posible.

Incluso, dentro de estas irregularidades por no haber hasta ahora un servicio coordinado y establecido por las autoridades de vialidad, se pudo apreciar que una combi de la empresa Transporte Terrestre Estatal (TTE) establecida para la Ruta 71 (Prado Norte), con número económico 038 y placas de circulación A-230-TMC, llegó a toda prisa porque el operador se enteró que en esa zona había pasaje esperando y se trasladó hasta allá a pesar de no tener la autorización oficial.

Cabe decir que de acuerdo con algunos soldados a los que se les preguntó ¿cuánto pagaron por el servicio?, varios afirmaron que los mototaxis les cobraron 20 pesos por persona y los taxis 40, solamente hasta la Multiplaza y que desde ahí, para movilizarse a otro lado como por ejemplo a las instalaciones del Banjército localizada en la avenida Nader, los taxis les estaban cobrando de 75 a 100 pesos más.

No obstante, otros elementos tuvieron suerte porque antes de que se diera el caos, encontraron camionetas que circulaban por la zona y les echaron un “aventón” hasta los fraccionamientos más cercanos para que desde allá se pudieran movilizar.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *