El efecto Andrés Manuel López Obrador terminó por condenar a partidos políticos en Quintana Roo que, hasta hace dos años, habían significado la primera fuerza política en la entidad.
A falta de la culminación oficial este domingo, el nuevo mapa político en el estado tiene al Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, como la primera fuerza política al ganar diputaciones federales, senadurías y probablemente tres presidencias municipales.
Lo que llama la atención es la caída estrepitosa tanto del PRD como del Partido Verde Ecologista de México, fuerzas que hace dos años tenían una presencia considerable e incluso gobernaban municipios.
Arriba de estos dos partidos, se colocaron los candidatos independientes en Quintana Roo, ya que incluso dos aspirantes a presidencias municipales sin partido, lograron ser regidores e incluir a un miembro de sus planillas – tanto en Cancún como en Chetumal – a los cabildos de los municipios de Benito Juárez y Othón P. Blanco.
De esta manera el escenario político para Quintana Roo quedó así: Morena, principal fuerza política de la entidad, con 245 mil 909 votos El PAN ocupa la segunda posición, con 95 mil 252 votos. El PRI cayó a la tercera posición, con 80 mil 591 sufragios.
Mientras tanto los candidatos independientes, con 40 mil 20 votos, se ubican en cuarto lugar. Encuentro Social está en quinto lugar, con 35 mil 673 votos. Partido del Trabajo, en sexto lugar con 30 mil 232 sufragios.
El Partido de la Revolución Democrática, PRD, cayó hasta la séptima posición, con 25 mil 136 votos. El PVEM ocupa el octavo lugar con 18 mil 251 sufragios. Nueva Alianza se coloca en noveno lugar, con 14 mil 764 votos. Movimiento Ciudadano, décimo y último lugar con 14 mil 342 sufragios.

Morena, entre el espejismo local y el efecto AMLO

Dentro del Movimiento de Regeneración Nacional se sostiene que los candidatos fueron quienes lograron convencer de manera contundente al electorado en Quintana Roo.
Sin embargo, las cifras no coinciden con las propuestas. Morena entra a un período de catarsis en donde los actuales ganadores deberán demostrar pertenecer a esa primera fuerza política en la entidad.
Por ahora, el escrutinio social no estará puesto en el Movimiento, empero, a partir del mes de octubre cuando comiencen a tomar posesión los candidatos ganadores, entonces podrían iniciar los cuestionamientos.
Hoy en día los candidatos disfrutan la victoria. Muchos de ellos no creen en el efecto AMLO. Otros son respetuosos de los tiempos. Y para la militancia morenista, se espera no caer en un espejismo local y el poder de Andrés Manuel López Obrador.

PAN en terapia intensiva

Las justificaciones del Partido Acción Nacional no se hicieron esperar tras el proceso electoral. Las principales fueron de Fernando Zelaya candidato a la presidencia municipal de Chetumal y de Eduardo Martínez Arcila, presidente de la gran Comisión del Congreso del Estado.
El primero sostenía que “dos años” no fue tiempo suficiente para que, en la capital del estado, los chetumaleños palparan el cambio que ofrecía el gobierno de Carlos Joaquín González y el de Luis Torres en la presidencia municipal.
Para los propios chetumaleños, esto fue una burla. Hoy en día los capitalinos descubrieron el poder de su voto y los gobiernos elegidos deberán de responder de forma inmediata, sin importar tiempos de administraciones.
Por su parte Eduardo Martínez Arcila sostuvo que los quintanarroenses se equivocaron en dar su voto de castigo a la alianza PAN-PRD, debido a que se necesitaba tiempo para poder gobernar bien.
Lo cierto en todo esto es que se dio un voto de castigo a la alianza política que, en teoría, maneja el gobierno del estado. Y este voto dejó en terapia intensiva al Partido Acción Nacional en Quintana Roo, ya que no cuenta con nuevos cuadros capaces de revertir una situación de riesgo.

El PRI pierde más de lo que gana

El Partido Revolucionario Institucional, PRI, se convirtió en la tercera fuerza política de Quintana Roo y perdió más de lo que ganó el pasado 1 de julio durante la jornada electoral que catapultó a Morena.
En la disputa por la Cámara de Diputados el PRI no supo mantener los tres escaños en San Lázaro obtenidos en 2015. Arlet Mólgora, Mario Machuca y José Luis Toledo Medina –quien en el contexto de la campaña renunció a su militancia–, serán los últimos legisladores priistas en San Lázaro por los siguientes tres años.
Y ni hablar de cómo le fue al PRI en Quintana Roo en la elección presidencial en Quintana Roo, en donde por tercera vez consecutiva, Andrés Manuel López Obrador obtuvo más votos (2006, 2012 y 2018).
Es decir, del ‘carro completo’ ganado en 2013, el PRI pasó a ser tercera fuerza en el estado y a ser borrado en la representación de Quintana Roo en el Congreso de la Unión.

PRD en riesgo de desaparecer

Al igual que ocurre a nivel nacional, el PRD en la entidad está en riesgo de desaparecer, aunque el motivo y el contexto político sea totalmente opuesto en Quintana Roo y en la República mexicana.
A nivel nacional el PRD no ha conseguido el 3 por ciento para mantener el registro. En el caso de Quintana Roo el PRD se ha quedado sin militancia, bases y liderazgos para mantenerse como fuerza política.
El mejor ejemplo de esto se da en Playa del Carmen, donde perredistas que en su momento apoyaron a Julián Ricalde y a Jorge Aguilar Osorio, salieron a declarar la victoria de Laura Beristáin Navarrete de Morena.
En palabras del dirigente del PRD en Quintana Roo, Jorge Aguilar, la crisis del PRD es severa, sin embargo, está va más allá debido a que el partido se cae a pedazos frente a una coalición que, en teoría, gobierna el estado.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *