Alertan a padres de familia y maestros

La hiperactividad, la inatención y la impulsividad son las tres características generales del Trastorno del Déficit de Atención o TDA, del que son tres los tipos: el primero es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el segundo es el trastorno por déficit de atención con predominio inatento y, el tercero, es de tipo impulsivo, inatento e hiperactivo. Este último es el más fuerte y el que tiene un mayor riesgo de una problemática.

En el tercero, o sea, el Déficit de Atención, sobre todo cuando es imperativo impulsivo, o sea de tipo mixto, esta misma reactividad y no pensar las cosas, hace llegar a quienes lo tienen a cometer delitos por querer conseguir cosas o porque no piensan en el peligro; entonces los lleva, por ejemplo, hasta a ir desarrollando un trastorno antisocial en la adolescencia, y esto sabemos que va a la cuestión de delinquir. A veces comienzan con robos pequeños, a veces empiezan con alguna cosa así y terminan con cosas grandes.

Eso explicó la maestra Leonor Albor Villanueva, neuropsicóloga jefa del Departamento de TDAH y Vinculación de los Servicios de Salud de Yucatán, al ser entrevistada en el marco del Día Estatal del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, que se realizó el viernes pasado en la Universidad Modelo, ofreciendo a los asistentes varias conferencias magistrales y talleres.

Dijo también la especialista que esto está fundamentado incluso por una investigación de la UNAM, de la doctora F. Trosky, que realizó investigaciones de los delincuentes seriales. Ella se fue a hacer una investigación retrospectiva de muchos delincuentes y está estipulado que tuvieron de pequeños o de adolescentes un diagnóstico por Déficit de Atención. Hay otras investigaciones a nivel mundial y demás, pero aquí en México tenemos la investigación ésta, entonces por eso es tan importante el trabajo desde pequeños con ellos, es decir, atender este trastorno con oportunidad.

Creatividad

Otra característica del TDA es la creatividad. Muchas veces son genios creativos, son gente que hay que aprovecharla porque tienen mucho que dar. Entonces hay que decir que cuando esto es tratado a tiempo, de verdad que pueden tener una vida totalmente normal. No es una enfermedad, es un trastorno, se aprende a vivir con él. Y se aprende a tener en cuenta: ¿Cuáles son las características que me están fallando? ¿No pongo mucha atención, me cuesta trabajo? Bueno, tenemos al enemigo enfrente y lo agarramos, ¿no? Es totalmente controlado. Y si esto sucede podemos salir adelante porque hay muchas otras facultades con qué compensar.
Es hereditario

–¿A qué edad se puede detectar este trastorno?

–Se detecta por lo general entre los 6 y 7 años, que es la edad escolar, cuando empiezan a entrar a la escuela y a tener mayores requerimientos en una primaria, exigencias, etcétera, pero es congénito, se nace con esto. Es hereditario, o bien a veces hay un problema de nacimiento, una falta de oxigenación también pudiera ser. Si hay un consumo de tabaco, a veces si nacen antes de tiempo, o con bajo peso, o hay drogadicción de los padres, hay tabaquismo, cuando hay mala alimentación, que hace que nazcan con bajo peso. Se ha visto también que en gemelos es alta la probabilidad, y cuando el padre lo tiene es hereditario.

–¿Cómo se manifiesta, cómo se va detectando en la casa?
–Hay una hiperactividad mayor que en otros niños. Mayor movimiento, poca obediencia. Intentan obedecer, pero no pueden, intentan quedarse sentados, son muy impulsivos, son esos niños que por más que les dices las cosas primero reaccionan antes de pensar. Tienden también a los accidentes precisamente por eso, entonces constantemente tienen roto algo, se lastiman, rayado, todo esto es muy constante, y esto se observa en casa, a veces la casa ya se adapta a ellos, pero cuando llegan a la escuela y el comparativo se da, algo súper importante es que hay dos o tres años de diferencia en madurez que otros niños. Entonces esto se va evidenciando. En la edad preescolar son todos bebés y no hay problema, pero cuando empiezan a entrar a la primaria los otros niños ya maduraron, son niños más centrados, y seguimos viendo la actitud del niño chico, del niño pequeño, quieren seguir jugando otras cosas, entonces se empieza a notar cada vez más la diferencia.

Hay medicamentos

–¿Hay medicamentos para esto?
–Sí, hay varios, que sirven para buscar ya sea la concentración, ya sea menor movimiento, etcétera. Y esto es a nivel bioquímico.
–¿Es una problemática que los padres no están preparados para enfrentar?
–Así es, porque luego la actitud es venir y hacer lo mismo que con los otros hijos, y estos son niños que requieren una atención diferente y especial.
Por lo general tienden a llamar mucho la atención, a necesitar mucho el reconocimiento, a querer estar todo el tiempo siendo el centro de atención atendido por los papás, son niños que necesitan una atención especial.
–Doctora, por ejemplo, ¿son niños que tienden a no hacer la tarea y los papás los castigan más porque piensan que son flojos?
–Claro, hay que estarse sentando con ellos, son tachados de flojos, de groseros. A veces son niños que cuando están pequeños no hay mucho roce social, entonces contestan, te dicen algo que puede sonar a una mala contestación o grosería, y ellos simplemente están diciendo lo que piensan, lo que sienten, y te lo dicen como va. No hay este filtro que otros tienen. Entonces hay que reeducar esto, esto que se da en todas las personas de una manera como automática, que vamos aprendiendo cómo se dicen las cosas, o que salimos a la calle y que no debemos decir cosas como: “Esa señora está gorda, esa señora está fea”. A ellos hay que enseñarlos tal cual. Llevarlos de la mano: “Esto no se hace, cuando pienses esto no lo digas”. De la mano, llevarlos de la mano, entonces es algo pesado en casa.
–¿Qué porcentaje de los niños lo padece?
–El 5% de la población en edad escolar de primaria, es a nivel nacional y también en Yucatán.

Efectos negativos

–Doctora, ¿de los que tienen el trastorno del TDA imperativo impulsivo muchos terminarán en la cárcel si no se les atiende a tiempo?
–No el 100% porque tenemos gente que sabemos que, a pesar de no haber sido atendida, lo más que pasa es que llevan una vida un poquito azarosa, inestable en la relación familiar, de pareja, laboral, son estas personas que tienen mucho potencial y logran poco, hay como un constante fracaso en su vida, a veces entran en depresiones, entonces eso es lo mínimo que les puede pasar si no es atendido ese trastorno.

Fuente: PORESTO

 

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.