Si eres de los que a pesar de haber dormido bien siempre tiene la ‘pila baja’, tal vez estás haciendo o dejando de hacer cosas que ‘roban’ tu energía

Si alguna vez te has preguntado por qué estás tan cansado, pese a que duermes lo suficiente, debes saber que la falta de sueño no es la única razón por la que no tienes energía; expertos de TIME revelan algunos hábitos que hacen que te sientas así.

Dejas de hacer ejercicio cuando estás cansado
Pese a que requiere de esfuerzo, estudios científicos reportan que las personas que hacen ejercicio -aunque sea tres veces por semana- se sienten menos cansadas que alguien sedentario; incluso si ya están cansadas. Recomiendan por lo menos 15 minutos diarios.

No tomas suficiente agua
Según una nutrióloga de Texas Health Ben Hogan Sports Medicine, estar ligeramente deshidratado (2%) es un factor determinante para perder energía, ya que la deshidratación provoca una reducción en el volumen de sangre, lo que la hace más espesa, derivando en menor velocidad de oxigenación y absorción de nutrientes.

No consumes suficiente hierro
La falta de hierro puede hacer que te sientas lento, irritable, débil e incapaz de concentrarte, y en el peor de los casos puede ocasionar anemia. De acuerdo con la nutrióloga Goodson, se debe consumir: carne de res magra, frijoles, tofu, huevos, verduras de hoja verde oscuro, nueces y mantequilla de maní, en combinación con alimentos ricos en vitamina C.

Eres perfeccionista
Una profesora de la Universidad de Nueva York, asegura que, para empezar, ser perfecto es imposible, además de que hace que trabajes en exceso y más tiempo de lo necesario, pues se plantean metas poco realistas y generan insatisfacción.

Te la pasas comiendo chatarra
Ese helado, hamburguesa, papas fritas o tacos que te comes con frecuencia tienen un alto índice glucémico -indicador de la rapidez con que los carbohidratos aumentan el azúcar en la sangre-. Las elevaciones de azúcar durante el día provocan fatiga.

Tienes problemas para decir “no”
La psicóloga clínica con licencia de la Clínica Cleveland, considera que cuando dices que sí a todo, satisfaces a los demás a expensas de sacrificar tu energía y felicidad. Recomienda que intentes repetir la palabra “no” cuando estés solo en tu auto, así te irás acostumbrando.

Tiendes a ser catastrófico
Si eres de los que cree que cuando le llama su jefe es porque será despedido, o te da miedo manejar porque crees que hay una alta probabilidad de chocar, entonces sueles “catastrofizar”, lo que ocasiona ansiedad y deterioro mental. La profesora de psiquiatría de la Universidad de Nueva York aconseja meditar bien las consecuencias de tus pensamientos, salir al aire libre y compartir tus inquietudes con alguien de confianza.

Tienes una oficina desordenada
Según un estudio de la Universidad de Princeton, un escritorio ‘atascado’, te agota, pues “restringe tu capacidad de concentración y limita la capacidad de tu cerebro para procesar información”.

Te echas una copita de vino antes de dormir
Aunque muchos piensan que el alcohol es un relajante, puede resultar contraproducente, ya que deprime el sistema nervioso central, lo que produce un efecto sedante, y que rebota las emociones, al grado de hacerte despertar por las noches según expertos científicos.

Te ‘encomiendas’ a la cafeína para empezar tu día
Varios estudios revelan que beber café es bueno para la salud, sin embargo, el consumo inadecuado de la cafeína puede alterar el ciclo del sueño. Un estudio del Journal of Clinical Sleep Medicine, que cita TIME revela que consumir cafeína incluso seis horas antes de acostarse afecta el sueño.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *