LOS ANGELES, EE.UU.- California enfrenta desde hoy una poderosa ola de calor que, con temperaturas superiores a los 114 grados Fahrenheit (43,3 grados centígrados), amenaza la salud de mayores, enfermos y niños y dificulta el combate a los incendios que siguen activos en el estado.
Según Louis Uccellini, director del Servicio Nacional de meteorología (NWS), hoy y mañana se registrarán “temperaturas críticas con récords de calor” en el área en las áreas como el Valle San Fernando, área con mayoría de residentes latinos, los desiertos y la costa.
Esta ola de calor del suroeste del país se registra después de que decenas de personas hayan muerto en la última semana en el sur de Canadá y el este de EE.UU. por la peor ola de calor y humedad en décadas.
Por este motivo, las autoridades de salud del condado de Los Ángeles, situado en el sur del estado y donde se prevé el mayor aumento de temperaturas, advirtieron hoy sobre la importancia de no descuidar a las personas más susceptibles de sufrir las condiciones de un golpe de calor, que puede ser mortal entre el 15 % y 25 % de los casos.
Es críticamente importante no dejar niños, ancianos o mascotas sin atención en viviendas que no tengan aire acondicionado y de manera particular en vehículos”, señaló a Efe Jeffrey Gunzenhauser, representante del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles.
“Un niño jugando bajo el sol a temperaturas superiores a los 80 grados (27 grados centígrados) se puede deshidratar rápidamente y llegar a sufrir un colapso o un trauma mayor”, explicó a Efe el médico familiar Joaquín González, que trabaja en las áreas de San Bernardino, con amplias zonas desérticas.
El doctor señaló que el cuerpo de un niño se calienta de 3 a 5 veces más rápido que el de un adulto y recomendó prestar especial atención a los pequeños cuando están dentro de un vehículo.
Pero las altas temperaturas ponen en riesgo además los campos de California y estados vecinos como Oregón, Colorado o Utah, que desde hace días combaten las llamas en varios incendios forestales.
A estas condiciones hay que agregar la presencia de vientos entre de 30 y 45 millas por hora, lo que eleva el riesgo de que se propaguen todavía más las llamas o se produzcan nuevos incendios.
Entretanto, el gobernador de Colorado, John Hickenlooper, anunció hoy que efectivos de la Guardia Nacional de EE.UU. y bomberos de otros estados se sumarán al combate a dos grandes incendios forestales en el sur y oeste de la región.
La necesidad de reemplazar a las brigadas de bomberos que en algunos casos hace semanas luchan contra el fuego y la importancia aumentar el respaldo aéreo a esas tareas impulsaron a Hickenlooper a pedir ayuda a estados vecinos.
Esta mañana llegaron desde Wyoming los primeros efectivos de la Guardia Nacional de este estado para sumarse a las tareas de contención del incendio Springs, el tercero de mayor extensión en la historia de Colorado, con 42.000 hectáreas quemadas centenares de estructuras destruidas y más de 2.500 familias desplazadas.

Aumenta a 50 la cifra de muertos en Canadá

Las autoridades de la provincia canadiense de Quebec dijeron hoy que al menos 50 personas murieron desde el pasado viernes a consecuencia de la ola de calor y humedad extremas que ha padecido la región.
La cifra fue revelada hoy por una portavoz del Ministerio de Salud Pública de Quebec en declaraciones a medios de comunicación locales.
La mayoría de las muertes confirmadas se han producido en la ciudad de Montreal, la más poblada de Quebec.

Japón: lluvias récord

La mitad sur de Japón se encuentra en máxima alerta por unas lluvias récord que han dejado hasta el momento al menos tres fallecidos y cuatro desaparecidos, y han llevado a las autoridades a recomendar la evacuación a unas 570.000 personas.
La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) ha dado la alerta máxima en seis prefecturas Fukuoka, Saga y Nagasaki (sudoeste), Hiroshima, Tottori y Okayama (oeste), que “podrían experimentar lluvias jamás vistas antes”, dijo en rueda de prensa un miembros del organismo, y mantiene otra treintena en alerta en el centro y sur del país.
El país asiático vive una “situación anormal” por las intensas precipitaciones y “podrían producirse derrumbamientos e inundaciones en cualquier momento”, advirtió la JMA.
Al menos tres personas han muerto y cuatro están desaparecidas, según cifras recogidas por la cadena pública japonesa NHK.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *