tiaguisspotsDesde que se aprobaron las reformas electorales del 2007 y 2014, los grupos políticos han presumido una mayor igualdad en el proceso de elecciones gracias a los espacios “gratuitos” de publicidad en radio y televisión.

Debido a las nuevas disposiciones, los partidos políticos de México gozarán millones de spots en radio y televisión para promocionarse sin tener que desembolsar ni un sólo peso.

Pero no importa cuántas veces repitan los políticos, nada en la vida es gratis. Si bien el Gobierno ni los partidos hacen algún gasto para conseguir estos espacios, no quiere decir que no tengan un costo para las televisoras y radiodifusoras.

Debido a la enorme cantidad de anuncios oficiales, estas empresas terminan perdiendo miles de millones de pesos en el dinero que dejaron de percibir si hubieran vendido esos espacios publicitarios en el mercado.

Esta pérdida se le conoce como costo de oportunidad y hace referencia a lo que se deja de ganar cuando se elige entre dos opciones.

Tanto es el costo de los spots, que las principales empresas de televisión abierta del país, Televisa y TV Azteca, decidieron cobrarle a Dish, un proveedor de televisión de paga, 7.7 millones de pesos por los spots políticos.

Actualmente las televisoras abiertas tienen prohibido cobrar por sus contenidos a los proveedores de televisión de paga y estos, a su vez, tienen la obligación de transmitir sus contenidos sin editarlos de alguna forma.

Esta disposición fue uno de los más grandes logros de la reforma de telecomunicaciones del actual sexenio y se le conoce como el must carry (debe transmitir) y must offer (debe ofrecer).

Sin embargo, a pesar de que todos sus contenidos son por ley gratuitos, las televisoras abiertas decidieron cobrar parte del costo de oportunidad que les genera la obligación de transmitir los spots a Dish.

Aunque algunos consideraron como ilegal este cobro y el propio Dish lo calificó como excesivo, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral ratificó el acuerdo ayer, por lo que la empresa no tiene otra opción.

Las autoridades defendieron su posición argumentando que el tema de los spots no tiene nada que ver con la ley de telecomunicaciones.

“Es una solución en materia electoral, no es una solución de comunicaciones y radiodifusión donde está establecida, tanto la obligación como el derecho relacionado con el “must offer y must carry”, dijo la consejera presidenta del Comité de Radio y Televisión, Pamela San Martín, quien propuso el proyecto del acuerdo de Dish.

Spots multimillonarios

Además de ignorar las disposiciones de must carry y must offer, los spots políticos representan un costo de miles de millones de pesos.

Un análisis realizado por el diario El Financiero y la consultora Integralia demuestra el costo que representa la pérdida de espacios publicitarios para las televisoras. Tomando como ejemplo sólo al Distrito Federal y el Estado de México (límite impuesto por la falta de información), el periódico afirma que el tiempo aire de radio y televisión en estas entidades tendrá un costo de 15 mil 814 millones de pesos, una cantidad es que tres veces más de lo que los partidos con registro nacional reciben como financiamiento.

Estos costos sólo hacen referencia a los 1.49 millones de spots que se transmitirán en dichas entidades, lo que representa apenas el 6 por ciento de un total de 24.2 millones de spots que se transmitirán en todo el país.

Para obtener este valor se tomó como referencia el valor comercial de los espacios publicitarios.

Por su parte, durante todo este año el Instituto Nacional Electoral otorgará a los partidos con registro nacional poco más de 5 mil millones de pesos. Las enormes cantidades de dinero que representan los spots obligan a cambiar la retórica partidista que los califica como gratuitos. Considerar el costo de los spots como parte del presupuesto que se otorga a los partidos políticos ofrecería una imagen más clara sobre cuánto dinero se gasta en elecciones.

¿Quién paga los spots?

> Las últimas reformas electorales obligan a las empresas de televisión abierta y radiodifusoras a regalar espacios publicitarios a los partidos políticos.

> Aunque ni el Gobierno Federal ni los partidos pagan por los spots, estos representan un costo de oportunidad para las empresas que llega a los miles de millones de pesos.

> Por otro lado, la reforma en telecomunicaciones prohíbe a las televisoras cobrar por sus contenidos a las empresas de televisión de paga y estas, a su vez, están obligadas a transmitir el contenido.

> No obstante, el Instituto Nacional Electoral consideró que tanto Televisa como TV Azteca pueden cobrar 7.7 millones de pesos a Dish por motivo de los spots.

> Si se tomara en cuenta el valor de los spots en el presupuesto que el Gobierno destina a los partidos políticos, este se multiplicaría varias veces.Al parecer una democracia es un lugar donde numerosas elecciones se llevan a cabo con un gran costo y sin problemas y con candidatos intercambiables”

REPORTEINDIGO.COM

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *