PoliCHETUMAL.- Un vil atraco están cometiendo empresas supuestamente “financieras” a los chetumaleños, engañándolos con supuestos créditos que van de los 50 mil hasta el millón de pesos sin que ninguna dependencia los regule. Ricardo Carrasco Samos es uno de los afectados, mismo que solicitó un préstamo a Internacional Capital Center (ICC).
Esta empresa, al igual que Construremo del Sureste, engaña a la gente diciéndoles que les otorgará el préstamo una vez que realice su tercer pago, pero cuando la persona solicita su préstamo éstos le dicen que necesitan su terreno o casa y el gravamen para cederles sus derechos ante notario, lo cual corre por cuenta del interesado. 
Carrasco Samos pide la intervención de la autoridad para detener a dichos delincuentes disfrazados de empresas financieras que están atracando burdamente a varias familias chetumaleñas.
En este año, la ciudad de Chetumal se inundó con diversas financieras; algunas han desaparecido sigilosamente, otras siguen vigentes robando a la población y jurando a quienes las descubren en sus “transas” que a ellos ninguna autoridad en esta ciudad capital los puede perjudicar.
El modus operandi de este tipo de empresas, que para los afectados es la misma compañía con diferentes nombres, es igual al que le sucedió al señor Carrasco Samos, pues la gente es enganchada por los “disque” ejecutivos ofreciéndoles prestamos que van de los 50 mil pesos al millón de pesos. 
La empresa fraudulenta afirma a los interesados que con sólo dar una base de mil 720 pesos se abre una cuenta, a la cual se le suman tres pagos mensuales más. De la primera mensualidad hasta la tercera puede salir el préstamo solicitado. La gente confía, por lo que firma una solicitud, un oficio de privacidad y le entregan un primer recibo del dinero que dieron.
La gente paga con mucho esfuerzo mes con mes, pero cuando llega el tiempo acordado de tres meses y la gente se acerca para solicitar su préstamo, los encargados no lo niegan, pero les dicen que tienen que llevar título de propiedad, gravamen y tener 6 mil 500 pesos para el pago del notario. 
La anterior situación es el caso de la empresa ICC; mientras que en el caso de la empresa Construremo, y el cual tienen mucho más quejas, es el mismo procedimiento, con la diferencia de que al cliente le pide 11 mil pesos para el notario.
Es importante decir que acudiendo al notario, la persona le cede los derechos de la propiedad a la empresa; aquí el engaño es que los empleados de la empresa nunca dan a conocer los requisitos a los interesados, sólo les dicen que hay que dar una base y tres mensualidades, que es suficiente para alcanzar un préstamo de 50 mil pesos. 
Cuando la gente acude para cancelar el proceso, porque muchos de ellos no cuentan con títulos de propiedad, la empresa ICC o Construremo les dice que sólo les devuelven el 20 por ciento de todo lo que han dado, es decir que se quedan con el 80 por ciento del dinero que la gente mes con mes y de manera puntual abonó con la ilusión de tener su dinero.
“Yo les expliqué que si ellos me hubieran dicho los requisitos no aceptaba pagar para tener el préstamo, porque simple y sencillamente no cuento con esos documentos; pero ellos nunca me dijeron los requisitos, sólo firmé unas hojas, pagué mi base y me dijeron que en tres meses de pago me daban el recurso; pero sólo fue una vil mentira para robarme, como lo han hecho con muchas personas, y no es justo. Es importante alertar a la sociedad chetumaleña de estas empresas”, dijo el señor Carrasco Samos. 
Desde entonces, relató a este medio informativo, lucha contra dicha empresa, para lo que ha tocado varias puertas, pero sin que le den muchas esperanzas. 
Indicó que también acudió con la gente de la empresa para solicitar copia del contrato para corroborar que de indemnización cobran el 80 por ciento, pero no se la quieren dar. De igual forma, el afectado acudió a Profeco, donde afortunadamente puso su queja y han girado citatorios. 
En dichas audiencias, la Profeco logró que la indemnización no fuera tan alta, pero de los 2 mil 850 pesos que dio, la empresa le devolverá poco más de mil pesos. 
Dijo que seguirá luchando para que la gente no siga cayendo en manos de esos delincuentes disfrazados de financieras. Comentó que lo peor de todo es que han acudido personas a solicitar préstamos de hasta medio millón de pesos sin imaginarse que nunca podrán tener dicha cantidad de dinero, a menos que accedan a ceder su propiedad ante un notario. 
Aquí la irregularidad es que están enganchando a la gente diciéndoles que no piden requisitos, cuando en realidad pretenden quitarles hasta la vivienda a las personas que solicitan préstamos.

Por Alejandra Carrión

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *