Como un infierno, las llamas arrasan la región del vino en Estados Unidos / Diez muertos, un número indeterminado de desaparecidos, miles de evacuados y 1,500 viviendas y negocios destruidos por los devastadores incendios / El Gobernador decreta estado de emergencia.

SONOMA.- Fuertes vientos atizaron más de una docena de incendios forestales que arrasaron el lunes la región vinícola de California y causaron la muerte de al menos 10 personas, dejaron 1,500 viviendas y negocios destruidos, y desplazaron a unas 20 mil personas que huían de las llamas que avanzaban sin control.

10 personas murieron en los incendios desatados en el norte de California.

El gobernador de California, Jerry Brown, firmó un decreto de emergencia este lunes que abarca ocho condados y pidió al presidente Donald Trump que declare estado de “desastre mayor”. (El presidente hasta la madrugada de hoy martes no se había pronunciado al respecto).

Un fotógrafo vio cómo casas enteras, viñedos y depósitos en Napa eran tragados por la tormenta de fuego, que arrancó el domingo de noche y ha sido catalogada como una de las peores de la historia de esta zona conocida como el “Wine Country”, el país del vino.

El decreto de Brown ordena a todas las agencias del estado y a la Guardia Nacional a colaborar en el combate de los 18 grandes incendios.

El jefe de Bomberos del Estado dijo que los incendios estaban ardiendo en una franja de ocho condados del norte de California, incluyendo los condados de Napa, Sonoma y Yuba.

Numerosas personas resultaron heridas y algunas desaparecieron, aunque no se dispone de estimaciones inmediatas, dijo el director del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, Ken Pimlott. Más tarde dijo que hubo 10 muertes.

Las evacuaciones obligatorias fueron ordenadas después de que las llamas estallaran el domingo. Las largas filas se formaron en las gasolineras cuando muchas familias escucharon una llamada de la mitad de la noche para salir. Un representante de Pacific Gas & Electric dijo que 114.000 clientes estaban sin electricidad.

“Fue un infierno como el que nunca habías visto antes, los árboles ardían como antorchas”, dijo Marian Williams, que viajó con los vecinos antes del amanecer, cuando uno de los incendios alcanzó los viñedos y las crestas en Kenwood, su pequeña ciudad de Sonoma County.

El jefe de bomberos de California dice que por lo menos 1.500 hogares y edificios comerciales han sido destruidos en incendios forestales que atravesaron el norte de California.

Con los árboles derribados o las vías de bloqueo de llamas, los residentes del condado de Sonoma lucharon por averiguar qué caminos tomar.

Muchos de los incendios se propagaron repentinamente, azotados por fuertes vientos.
Santa Rosa, la ciudad más grande en la zona de incendios con una población de alrededor de 175.000, fue duramente golpeada. La ciudad perdió un Kmart y un número desconocido de otros negocios y hogares como el fuego cerró escuelas y pacientes forzados en dos hospitales para evacuar. Un Hilton Hotel se redujo a las ruinas ardiendo.
“Imagina un fuego ardiendo por el viento, ardiendo a velocidades explosivas. Esto es de 50 millas por hora. Literalmente está ardiendo la ciudad de Santa Rosa”, dijo Pimlott. “Este es el peor momento para incendios en California”.

El jefe de bomberos del condado de Napa, Barry Biermann, dijo que los incendios habían quemado más de 68 kilómetros cuadrados. Las tripulaciones aún no habían podido contener un incendio que se dirigiera hacia el centro de Napa.

El gobernador Jerry Brown declaró un estado de emergencia en los condados de Napa, Sonoma y Yuba.
Belia Ramos, presidenta de la Junta de Supervisores del Condado de Napa, dijo que ”tremendas” ráfagas de viento estaban haciendo que el incendio fuera impredecible. ”Es algo que tenemos que ser muy cautelosos.”
“Nos estamos centrando en hacer evacuaciones e intentar mantener a la gente segura. No estamos preparados para empezar a contar “, dijo poco después del amanecer.

Ann Dubay, portavoz del Centro de Operaciones de Emergencia del Condado de Sonoma, dijo que el área donde comenzó el mayor incendio fue relativamente rural, pero las llamas “atravesaron muchos barrios” y las autoridades no sabían cuántas estructuras habían desaparecido.

Las líneas de emergencia fueron inundadas con las personas que llamaban informando sobre el humo, lo que llevó a los funcionarios a pedir que el público “sólo use el 911 si ven llamas reales sin atención, o están teniendo otra emergencia”.

Huyen

Mientras huía por las calles llenas de cenizas de su vecindario, en Santa Rosa, Jeff Okrepkie sabía que posiblemente sería la última vez que veía de pie la casa en la que ha vivido los últimos cinco años.
Sus temores se confirmaron la mañana del lunes, cuando un amigo le envió una fotografía de los restos: Un montón de metales y escombros humeantes.

“Vivimos en el valle, donde todo es de concreto y hay centros comerciales, hoteles y supermercados”, dijo Okrepkie. “Lo último en lo que piensas es que va a llegar un incendio forestal a arrasarnos”.
Al menos 10 personas murieron y dos más sufrieron heridas de gravedad a causa de los incendios que comenzaron el domingo, señalaron los bomberos.

Las llamas ardían “en una tasa explosiva” debido a los vientos de 80 kilómetros por hora (50 mph), dijo Ken Pimlott, director del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.
Se registraron 14 grandes incendios en una región de 320 kilómetros al norte de San Francisco, desde Napa en el sur a Redding en el norte. El gobernador Jerry Brown declaró estado de emergencia en los condados de Napa, Sonoma y Yuba.

No es normal tener tantos incendios al mismo tiempo, señalaron las autoridades del cuerpo de bomberos, aunque octubre ha sido generalmente el mes más destructivo del año en lo referente a incendios forestales en California.
La voracidad de las llamas obligó a las autoridades a enfocarse principalmente a poner a las personas a salvo, incluso si eso significaba dejar a merced del fuego algunas estructuras. La zona de incendios cubrió más de 160 kilómetros cuadrados, que se esparcen por ocho condados.

En otra parte del estado, un incendio avanza por los cañones en los vecindarios ubicados en las colinas del condado Orange, que ha consumido varias residencias y obligó a la evacuación de los residentes de unas 1,000 viviendas.
Algunos de los incendios más grandes se registraron en los condados de Napa y Sonoma, en donde los viñedos atraen a turistas de todo el mundo. El humo llegó hasta San Francisco, que se encuentra a unos 96 kilómetros de distancia. Se desconocen las causas que dieron origen a los incendios.

“Mi barrio en llamas”

“Este es mi barrio en llamas, completamente en llamas”, dijo llorando Alyssa O’Gorman en un video que publicó en Twitter y que fue difundido por las grandes cadenas de televisión de Estados Unidos.
Muchas personas usaron las redes sociales para mostrar el estado de destrucción de zonas residenciales, viñedos -con fotos de antes y después-, así como también para avisar que estaban bien.

Jesús Torres contó a CBS que apenas tuvo tiempo de recoger algunas cosas antes de salir de su casa.
“Podíamos ver el cielo poniéndose rojo: No supimos del incendio hasta el último segundo, había humo por todos lados”, indicó.

“Vamos a tener que comenzar de cero”, dijo por su parte a NBC Dreama Goldberg, que estaba embarazada de ocho meses cuando salió de su casa, hoy hecha cenizas.

Jugadores y autoridades del tour de golf de la PGA tuvieron que evacuar el Silverado Resort poco después que Brendan Steele ganara su segundo título del abierto de Safeway.

El hotel Hilton en Santa Rosa -condado de Sonoma- fue también una de las estructuras afectadas.
Imágenes difundidas por la televisión mostraron cómo buena parte del complejo quedó destruido. La reja así como lo que antes fue un restaurante quedó consumido por el fuego, mientras parte del edificio se desmoronaba, según estos reportes.

El Hilton dijo en Facebook que los “empleados y huéspedes fueron evacuados sin novedades y no podrán volver hasta nuevo aviso”. “Se cree que el hotel sufrió un daño significativo y no se sabe cuándo volverá a abrir”.

Fuente: El Economista.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *