Poco dada a mostrarse en público con el empresario saudí Hassan Jameel, la cantante acudió junto a su pareja a un partido de baloncesto.

El pasado 20 de febrero Rihanna cumplió 31 años y entre las celebraciones no faltó ir a animar a su equipo favorito de baloncesto: Los Ángeles Lakers. Vestida con unos vaqueros y una ancha camiseta de su equipo, la intérprete de Umbrella acudió al partido junto a su pareja, el empresario saudí Hassan Jameel, con quien se dejó ver en público, algo muy poco habitual desde que salen juntos hace ya casi dos años.

Poco dada a hablar de su vida privada, la cantante de Barbados se sentó como una aficionada más y a su lado estaba Jameel, quien intentó pasar desapercibido vestido con ropa deportiva negra y una gorra. Juntos celebraron el éxito de Los Lakers con el resto del público y juntos se marcharon del estadio. Ambos mantienen su relación muy privada y son esporádicas las apariciones que hacen en público. De hecho, no hay ni rastro de el empresario en las redes sociales de la artista y esta nunca ha posado acompañada de Jameel en ninguna alfombra roja.

La relación de la pareja saltó a la prensa por primera vez en junio de 2017, cuando se les captó besándose apasionadamente durante unas vacaciones en España. Más tarde, en septiembre, se dejaron ver cenando en un restaurante de Londres y, en octubre, paseando por las calles de Boston. En enero del año pasado, se esperaba una aparición oficial de la pareja en los Premios Grammy. Aunque Rihanna llegó sola y recogió su noveno Grammy junto al cantante Lamar en la modalidad de Mejor Canción Rap Cantada, por Loyalty, Hassan Jameel apareció en la fiesta posterior a la gala.

Hassan Jameel, a quien también se le relacionó con la supermodelo Naomi Campbell, pertenece a la dinastía comercial Abdul Latif Jameel, una organización familiar propietaria, entre otras muchas empresas, de los derechos en exclusiva de la distribución de la marca Toyota en Arabia Saudí, y que está valorada 1.500 millones de dólares. Una fortuna que el año pasado situó a la familia Jameel como la doceava familia árabe más rica del mundo, según la revista Forbes.

Cuando se descubrió que Rihanna y el joven empresario saudí salían juntos, se especuló con que se trataba de un jugador de fútbol, pero en realidad Jameel es dueño de una liga profesional que lleva su nombre, Jameel League. También es presidente de una organización benéfica que parte de la empresa y que se llama Community Jameel.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.