El proyecto del Tren Turístico Transpeninsular –o Tren Maya– propuesto por el equipo de trabajo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) plantea la posibilidad de generar desarrollo regional en el sureste del país. La ruta ferroviaria, de acuerdo con un cálculo de la Unidad de Datos de SinEmbargo, cruzará 42 municipios, de los cuales, 41 están poblados y presentan altos índices de pobreza.

Estas localidades –distribuidas entre los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán– albergan en conjunto a 4 millones 032 mil 465 personas, de las cuales en promedio, el 51 por ciento sufre de pobreza y el 12 por ciento de pobreza extrema, según las cifras más recientes (2015) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“En el tema de la infraestructura hemos planteado que no vamos a llevar a cabo proyectos de comunicar el punto ‘A’ con el punto ‘B’, sino establecer la infraestructura para el desarrollo regional”, dijo el virtual Secretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú, en el marco del foro “The Economist 2018” del pasado jueves 6 de septiembre.

En la opinión de Jiménez, con esta obra se logrará detonar desarrollo en materia industrial, turística, comercial y económica en la zona, además de fomentar “el arraigo de la gente en la región por la atracción de empleos” que genere la construcción y el uso de la infraestructura. Esta última consecuencia, explicó, también servirá para evitar que las familias se separen por emigraciones y generará oportunidades que disuadan la incorporación de jóvenes a las filas del crimen organizado.

La ruta de la pobreza

El Tren Maya recorrerá 9 municipios de Campeche donde en promedio, el 51 por ciento de la población sufre de pobreza y el 11 por ciento de pobreza extrema. También transitará por dos municipios de Chiapas (La Libertad y Palenque), cada uno con 70 por ciento de pobreza y 26 por ciento de pobreza extrema.

El recorrido también contempla siete municipios poblados de Quintana Roo –el de Puerto Morelos es la excepción– en que el 40 por ciento sufre de pobreza y el 10 por ciento de pobreza extrema. En Tabasco, los dos municipios contemplados (Balancán y Tenosique) tienen niveles promedio de pobreza y de pobreza extrema de 53 y 11 por ciento, cada uno. Y en el caso de Yucatán y sus 21 municipios, existe un porcentaje promedio de 52 y 12 por ciento.

A finales del mes pasado, López Obrador aseguró que ésta será una de las obras más importantes de su sexenio porque comunicará a “una de las regiones de más importancia cultural en el mundo”, como lo es la parte sureste de México, lugar de “florecimiento de la gran cultura Maya”.

Como parte de la estrategia cultural y turística, tres de las 17 estaciones del recorrido estarán localizadas en emblemáticas ciudades (como Campeche, Cancún, Mérida y Playa del Carmen) y cuatro en zonas arqueológicas de gran relevancia (como Calakmul, Chichen Itzá, Palenque y Tulum).

La obra ferroviaria –que transportará a personas y mercancía– contempla tres rutas que abarcarán alrededor de 1 mil 526 kilómetros de longitud: la del golfo (que cruzará la zona costera de Campeche, Yucatán y Quintana Roo), la del caribe (la zona este de Quintana Roo) y la de la selva (que atraviesa Campeche, Tabasco y Chiapas).

Esto implicaría la construcción de 972 kilómetros de vía férrea en los estados de Quintaba Roo, Campeche y Yucatán, con una inversión estimada mixta (pública y privada) de entre 6 mil y 8 mil millones de dólares. El proyecto, de acuerdo con AMLO, estará listo en los primeros cuatro años de su mandato. Para la inversión pública, dijo la semana pasada, está previsto el uso de los fondos que sean recaudados a través del impuesto al turismo.

Según la Secretaría de Turismo (Sectur), en México existen dos gravámenes principales de carácter turístico. Uno a nivel federal que le es cobrado a los visitantes sin permiso para realizar actividades remuneradas. Y otro a nivel local que es un gravamen al hospedaje.

El año pasado, por ejemplo, el impuesto federal generó 6 mil 780.4 millones de pesos (mdp). Y el impuesto local, en los casos de Campeche, Chiapas y Tabasco (donde es del dos por ciento), así como en Quintana Roo y Yucatán (tres por ciento), generó un total de 1 mil 270.5 mdp.

La mayor parte de estos recursos recaudados, refiere un informe de la Sectur, “se utilizan para promover los destinos turísticos y la infraestructura turística; sin embargo, existe un gran porcentaje de estos recursos que se utiliza para otros fines como la administración de estos gravámenes o como fuente de ingresos para financiar otros rubros del gasto público” (como el Ramo 21, que el año pasado comprometió el 58.2 por ciento de la recaudación federal turística).

El resto de la de la ruta transpeninsular propuesta por AMLO, aprovechará 554 kilómetros de una vía férrea de 1 mil 800 kilómetros que, en la actualidad, cruza los estados de Campeche, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Yucatán. La denominada línea Mayab –operada por la Compañía de Ferrocarriles Chiapas-Mayab, según el Inegi– cubriría el tramo que va del municipio de Izamal (Yucatán) al municipio de Palenque (Chiapas).

Fuente:  POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *