Tras conocerse que un guardia eludió entrar al instituto durante el tiroteo, el presidente de Estados Unidos afirma que él hubiera intervenido incluso si no estuviera armado

Donald Trump no tiene reparos en expresar que está hecho de la madera de los héroes. El presidente de Estados Unidos ha dicho este lunes que él, hasta si no estuviera armado, le hubiera hecho frente al asesino de Parkland que masacró a 17 personas con un fusil de asalto en un instituto. “Realmente creo que habría corrido hacia adentro [de la escuela] incluso si no tuviera un arma, y creo que la mayor parte de la gente en esta habitación también lo habría hecho”, ha comentado en la Casa Blanca, en un encuentro con gobernadores, aludiendo al guardia que eludió entrar durante el tiroteo.

La primera dama, Melania Trump, en un encuentro con esposas de gobernadores elogió a los estudiantes que impulsan la campaña #NeverAgain por el control de las armas, declarando que le ha llegado “al corazón” ver a los muchachos “levantar sus voces para crear un cambio”. “Ellos son nuestro futuro y merecen tener voz”, dijo. Las declaraciones son significativas, porque la esposa del presidente es muy reacia a hablar en público –esta es su primera alocución de 2018– y porque apoya a un movimiento que va contra la posición favorable al mercado de las armas del Partido Republicano y de su marido.

Trump, a lo suyo, calificó de “repugnante” el hecho de que el policía escolar Scot Petersen no interviniese durante la matanza. Según comprobó la policía viendo vídeos de la escuela del día de la matanza, Petersen estaba tratando de resolver un problema con una alumna cuando oyó los primeros balazos. Entonces se acercó al edificio donde sonaban los tiros, pero estuvo allí parado, armado sin hacer nada, hasta que cuatro minutos más tarde finalizó la balacera y concluyó la masacre.

El viernes Trump ya había despreciado a Petersen por su comportamiento. “Es un cobarde o simplemente se quedó helado ante la extrema presión”, dijo, y apostilló: “Lo que hizo marcará toda su vida”.

El policía Scot Petersen presentó su dimisión tras lo ocurrido. Pero este lunes a través de su abogado ha hecho un comunicado en el que defiende que su manera de proceder fue “apropiada bajo esas circunstancias”. El guardia dice que pensó que el sonido de los balazos venía de fuera de los edificios y que según los protocolos de actuación que les enseña la policía de Broward (condado donde se encuentra Parkland) en caso de un tiroteo en espacio abierto el agente debe ponerse a cubierto para avisar a sus mandos de lo que ocurre.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *