La áspera reacción global puso en entredicho la factibilidad de un plan de paz que la Casa Blanca está elaborando y piensa presentar en un futuro próximo.

Jerusalén.- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este día que su país reconoce la ciudad de Jerusalén como capital de Israel.

Ese anuncio implica que EU trasladará su Embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, un hecho que el mandatario norteamericano ya comunicó por teléfono al presidente de Palestina, Mahmud Abbás, este 5 de diciembre.

Ante la intención de Washington, el líder palestino señaló que una medida como esa tendría “consecuencias peligrosas”.

No es el único político al que le preocupa profundamente el cambio del estatus de esa urbe. Varios líderes musulmanes y mandatarios de diferentes países advirtieron al inquilino de la Casa Blanca del impacto negativo que tendrá esa decisión para el conflicto palestino-israelí.

Las autoridades de Turquía aseveraron que la decisión sería una “gran catástrofe”.

El ayatolá iraní Alí Jameneí ha tachado la intención de Trump de gesto de debilidad que no impedirá la liberación de Palestina de la ocupación israelí.

En la misma línea, la jefa de política exterior de la Unión Europea alertó de que la decisión puede poner en riesgo el proceso de paz entre Israel y Palestina.

Moscú y Londres también han expresado su preocupación, al igual que el papa Francisco, quien ha llamado a la “sensatez y prudencia” y ha pedido que se respete el ‘statu quo’ en Jerusalén.

La áspera reacción global puso en entredicho la factibilidad de un plan de paz que la Casa Blanca está elaborando y piensa presentar en un futuro próximo.

Los palestinos quieren Jerusalén oriental para la capital de su futuro estado independiente y temen que la declaración de Trump les imponga una solución desastrosa a uno de los problemas centrales del conflicto palestino-israelí.

La autoridad palestina se reunirá en las próximas horas para planear los siguientes pasos.

Funcionarios estadounidenses dijeron el martes por la noche que Trump reconocerá a Jerusalén como la capital de Israel a pesar de la vehemente oposición árabe, musulmana y europea a una medida que trastrocaría décadas de política exterior estadounidense y podría provocar reacciones violentas.

El Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo en Facebook que “nuestra identidad nacional histórica recibe expresiones importantes todos los días”. Añadió que hará más declaraciones en las próximas horas.

Líderes internacionales se apresuraron a criticar el plan de Trump.

El Papa Francisco expresó su “profunda preocupación” y pidió que “todos respeten el estatus quo de la ciudad”. China, que tiene buenas relaciones con Israel y los palestinos, expresó su inquietud por un “posible agravamiento de las tensiones regionales”. Rusia, un actor crucial en el Medio Oriente, habló de un “posible deterioro”.

Fuente: Sin Embargo.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *