El ‘vorinostat’ revierte de forma segura la fase de latencia del VIH e identifica las células en las que se esconde el virus para facilitar su eliminación

Si bien a día de hoy existen terapias antirretrovirales muy eficaces para controlar la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), todavía no se ha encontrado un tratamiento capaz de curarla. El resultado es que una vez el paciente ha contraído la infección, se ve abocado a tomar fármacos antirretrovirales de por vida. La razón se explica por la capacidad del VIH de ‘ocultarse’ dentro de algunas células del organismo –los denominados ‘reservorios virales’–, en los que permanece latente o ‘agazapado’ en espera de reactivar la infección. Tal es así que, en opinión de los expertos, este virus latente constituye el mayor obstáculo para lograr la erradicación del VIH/sida. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.) parecen haber dado un paso de gigante para alcanzar, de una vez por todas, la ansiada curación.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Journal of Clinical Investigation», muestra como un fármaco denominado ‘vorinostat’ no es solo seguro para su uso en humanos con la infección, sino que es muy eficaz a la hora de revertir la fase de latencia del VIH, facilitando así su destrucción.

Virus oculto

El vorinostat o ‘ácido hidroxámico-suberoilanilida’ es un inhibidor de la enzima histona deacetilasa empleado en el tratamiento de algunos tipos de linfoma. Un fármaco que, como ya demostrara un primer estudio llevado a cabo por los mismos autores en el año 2013, es capaz de ‘desenmascarar’ al VIH, esto es, de interrumpir la fase de latencia. Pero, ¿es realmente seguro para su uso en los pacientes que ha contraído la infección? Y lo que es igualmente importante: una vez administrado a dosis seguras, ¿sigue siendo eficaz?

Para responder a esta pregunta, los autores contaron con la participación de 16 pacientes con VIH y con una carga viral controlada –es decir, el número de copias del virus en la sangre era ‘indetectable’– gracias a los tratamientos antirretrovirales. Y lo que hicieron fue administrarles una dosis de vorinostat cada 48 o 72 horas.

Los resultados mostraron que la detección del VIH latente en los linfocitos CD4+ fue mucho más fácil cuando el fármaco fue administrado en una única dosis cada tres días. Todo ello sin una alteración de la carga viral, que permaneció controlada. Además, y transcurrido un mes de tratamiento, ninguno de los pacientes experimentó ningún efecto secundario grave. Pero aún hay un problema: si bien vorinostat es muy eficaz a la hora de desenmascarar al VIH oculto, no es capaz de destruirlo.

Como explica Nancie Archin, «en nuestro trabajo hemos visto que una única dosis de vorinostat puede exponer al virus que ha permanecido oculto durante varios años, pero hemos necesitado dos estudios en los últimos cinco años para definir el intervalo de dosis apropiado para utilizar el fármaco de una forma eficaz y segura. Ahora ya podemos intentar destruir el reservorio viral».

Más cerca de una cura

En definitiva, el estudio confirma la eficacia de vorinostat a la hora de revertir la fase de latencia del VIH y describe la dosis farmacológica para hacerlo. El siguiente paso será combinar vorinostat con una inmunoterapia antiviral, caso de una vacuna o de un anticuerpo capaz de reconocer y destruir las células latentes. Un aspecto absolutamente imprescindible para lograr la curación de la infección.

Como concluye David Margolis, co-autor de la investigación, «ahora ya hemos podido poner en marcha dos pequeños, pero intensivos, estudios en los que hemos emparejado vorinostat con una vacuna frente al VIH y con una infusión de células inmunes antivirales para, así evaluar distintas estrategias combinadas para eliminar la infección por el VIH. No esperamos un éxito inmediato, pero esperamos lograr progresos significativos en el objetivo de desarrollar tratamientos que, algún día, puedan curar el VIH».

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *