brain-tumor2--644x362El sistema establece un mapa de colores del cerebro; en rojo el cáncer, en verde el sano

La cirugía cerebral es famosa por su dificultad. El mayor problema radica en el hecho de que, al retirar un tumor, los neurocirujanos deben de extraer la mayor cantidad de tumor posible manteniendo el tejido cerebral sano intacto y, a menudo, diferenciar entre ambos tejidos es muy complejo. Pero es posible que por fin haya un sistema que solucione esta importante problema. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.) han desarrollado una nueva técnica de imagen que podría proporcionar a los cirujanos una especie de un mapa de color con códigos del cerebro de un paciente que distingue entre el tejido canceroso y el sano. El trabajo se publica en «Science Translational Medicine».

La nueva técnica, denominada tomografía de coherencia óptica, se puede utilizar para distinguir entre los tejidos del cerebro humano y se ha utilizado para guiar en tiempo real la extirpación quirúrgica de un tumor cerebral en ratones. Los investigadores consideran que si demuestra su eficacia en humanos, se podría mejorar la supervivencia libre de cáncer de los pacientes, al asegurar que se elimina un tumor por completo con el mínimo daño al tejido sano circundante.

Desarrollado por primera vez en 1990 para obtener imágenes de la retina, la tomografía de coherencia óptica funciona con el mismo principio de geolocalización de los murciélagos y los escáneres de ultrasonido, pero utiliza la luz en lugar de ondas de sonido, produciendo una imagen de mayor resolución que el ultrasonido. Además tienen una característica única que, a diferencia de los rayos X, tomografías computarizadas o tomografías PET, no emite radiaciones ionizantes dañinas para los pacientes.

‘Ecografía óptica’

Durante años muchos grupos de investigación, entre ellos el dirigido por Xingde Li, han estado trabajando para desarrollar y aplicar esta tecnología a otros órganos. Y la investigadora Carmen Kut, del mismo centro, pensó que la tomografía de coherencia óptica podría proporcionar una solución a los problemas que se plantean durante la cirugía.

La técnica, también recibe el nombre de ‘ecografía óptica’ porque compila los reflejos de luz obtenidos milímetros por debajo de la superficie de un tejido y proyecta estas imágenes en un mapa 3D del tejido. Cuando la utilizaron para analizar el tejido cerebral de 32 pacientes con cáncer y cinco muestras de tejido cerebral no cancerosos, los investigadores encontraron que la técnica mejoraba el diagnóstico de tejidos cancerosos frente a los no cancerosos, en comparación con la evaluación realizada por un cirujano.

La técnica elabora mapas de color en el que el tejido tumoral es rojo y el sano verde

Los investigadores también utilizaron la ecografía óptica para desarrollar mapas codificados por color de la extensión y profundidad de los tumores cerebrales humanos implantados en cinco ratones y así, extirpar quirúrgicamente el tejido, y no cualquier tejido sano tumor gracias a la orientación de los mapas. Por ejemplo, explica Li, la técnica elabora mapas de color en el que el tejido tumoral es rojo y el sano verde. «Creemos el cirujano puede mirar directamente a una pantalla para obtener una imagen actualizada de la ubicación del cáncer», asegura Li.

Hasta ahora, se ha probado en tejido cerebral humano extraído durante cirugías y en cirugías para extirpar tumores cerebrales de ratones, pero los investigadores esperan comenzar los ensayos clínicos en pacientes este verano. Además, el sistema puede potencialmente ser adaptado para detectar cánceres en otras partes del cuerpo, añade Kut.

ABC.ES

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *