En el tratamiento del cáncer todo suma: nuevos test que permiten el diagnóstico precoz o la mejora de la medicina personalizada conlas nuevas tecnología

La denominada biopsia líquida, una prueba que analiza el ADN que flota en la sangre y que se había demostrado como una herramienta extremadamente útil para determinar qué pacientes va a responder mejor a un tratamiento específico o para ver qué pacientes tenían más probabilidad de que el tumor se diseminara, acaba de demostrar que también puede detectar los tumores en las fases más tempranas. Los primeros datos se han presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se celebra en Chicago (EE.UU.), y demuestran que es capaz de detectar el cáncer de pulmón en fases tempranas. Datos preliminares también presentados en ASCO sugieren la utilidad de este test en ortos tumores: cáncer de mama, gastrointestinales, ginecológicos, de sangre…

Los primeros resultados del Proyecto ‘Atlas del Genoma Libre de Células Circulantes’ (CCGA), apuntó David Graham, de ASCO,, parecen confirmar un ‘deseo’ de la comunidad científica de que un análisis de sangre pueda ser usado para la detección del cáncer a nivel poblacional a gran escala. «Estamos entusiasmados de que los resultados iniciales del estudio CCGA muestren que es posible detectar el cáncer de pulmón en estadio temprano a partir de muestras de sangre usando la secuenciación del genoma», señaló el autor principal del estudio, Geoffrey R. Oxnard, del Instituto de Cáncer Dana-Farber, en Estados Unidos.

Estamos entusiasmados de que los resultados iniciales del estudio CCGA muestren que es posible detectar el cáncer de pulmón en estadio temprano a partir de muestras de sangre usando la secuenciación del genoma

El diagnóstico precoz es clave para mejorar la de supervivencia en el cáncer de pulmón, y cualquier otro tipo de cáncer. Una prueba de sangre que podría realizarse en la consulta podría tener un gran impacto en la supervivencia, pero antes de que dicha prueba pueda ser ampliamente utilizada, se necesita validar, recordó el doctor Oxnard durante la presentación de los resultados. Para ello, avanzó, debemos llevar a cabo más estudios que incluyan más personas que no han sido diagnosticadas de cáncer. Desde luego, afirmó David Graham, «si estos resultados se confirman habremos dado un paso de gigante para ella detección precoz del cáncer e pulmón y, es más que probable en otros tipos de cáncer».

El estudio reunió a más de 12.000 personas (70 por ciento con cáncer, 30 por ciento sin cáncer) en EE.UU. y Canadá. Se incluyeron en esta primera fase un total de 20 tipos de cáncer diferentes de todas las etapas. En estos datos preliminares, procedentes de tres años realizados sobre 127 personas con cáncer de pulmón, la prueba sanguínea identificaba mutaciones y otros cambios genómicos que podrían usarse en una prueba de detección temprana del cáncer.

Resultados esperanzadores

Y los resultados fueron muy positivos: el estudio detectó entre el 39 por ciento de los cánceres de pulmón en etapa inicial y el 89 por ciento de los cánceres de pulmón en etapa tardía. Y, no menos importante, con una baja tasa de falsos positivos (cuando una prueba indica que una persona tiene cáncer cuando no en realidad no lo hay).

Aunque en fase muy preliminar, Oxnard, matiza que «todavía no se trata de un análisis de sangre sencillo, sino mucho más complejo, pero que en un futuro no muy lejano sí será un análisis de sangre, como el que se hace de forma rutinaria en las consultas médicas». Pero como dijo Graham, estos resultados constituyen una «base para el desarrollo de futuros test».

Todavía no se trata de un análisis de sangre sencillo, sino mucho más complejo, pero que en un futuro no muy lejano sí será un análisis de sangre, como el que se hace de forma rutinaria en las consultas médicas

De momento, los investigadores están verificando sus resultados en un grupo independiente de aproximadamente 1.000 participantes que forman parte del Proyecto CCGA. La pregunta es si estos resultados, con la misma certeza y seguridad se pueden obtener en personas sin cáncer.

Lo cierto es que la biopsia líquida se había dirigido hasta ahora al seguimiento del cáncer y su tratamiento, sobre todo cuando ya hay metástasis, porque la cantidad de ADN en la sangre es mayor. Este nuevo estudio, como el que se presentó como el test universal del cáncer en «Science» hace unos meses que posibilitaba u diagnóstico precoz de hasta 8 tipos de tumores antes de que hayan expandido por el organismo a otros órganos (metástasis), es una de las claves para reducir el número de muertes por cáncer en el futuro. Sobre está prueba sin embargo quedan prueba quedan algunos interrogantes como el riesgo de sobrediagnóstico y/o sobretratamiento que cause un riesgo y ansiedad innecesarios para el paciente, además de un coste (se calcula que tendría un coste de 500 euros). Esto es algo que el nuevo test presentado en ASCO parece haber superado.

Medicina personalizada

En esta carrera de fondo en la curación del cáncer la medicina de precisión se confirma con una herramienta fundamental. Veinte años desde que se introdujera la primera terapia dirigida y que se revolucionará el tratamiento del cáncer y se aumentara la supervivencia es el momento de optimizar la medicina de precisión con las nuevas herramientas. Para ello, señaló la experta de ASCO, Catherine Diefenbach, «debemos emplear las pruebas genéticas más rápidas para así ayudar a más pacientes mediante el tratamiento del cáncer en función de su composición genética».

Y eso es lo que ha demostrado un estudio presentado aquí en Chicago por la profesora Apostolia Maria Tsimberidou, del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas en Houston. Hemos visto que, dijo, «usando pruebas moleculares de tumores con el fin de seleccionar una terapia dirigida se lograba una progresión más lenta del cáncer y una supervivencia mayor en diferentes tipos de cáncer». «Este es el primer y más grande estudio – con el seguimiento más largo – para evaluar el impacto de los enfoques de medicina de precisión sobre la supervivencia en múltiples tipos de cáncer», dijo la autora principal del estudio. «Nuestros hallazgos muestran que las pruebas moleculares de tumores que usan secuenciación de próxima generación se puede utilizar para optimizar la terapia y se deben tomar en cuenta cuando se selecciona terapia para pacientes con cánceres difíciles de tratar ».

Nuestros hallazgos muestran que las pruebas moleculares de tumores que usan secuenciación de próxima generación se puede utilizar para optimizar la terapia y se deben tomar en cuenta cuando se selecciona terapia para pacientes con cánceres difíciles de tratar
El ensayo clínico IMPACT (Initiative for Molecular Profiling and Advanced Cancer Therapy) comenzó en 2007 para evaluar el impacto de la selección de terapia personalizada basada en pruebas moleculares de tumores para personas con cánceres difíciles de tratar.

Los pacientes remitidos al estudio tenían cáncer avanzado que empeoró a pesar del tratamiento estándar (algunos habían recibido hasta 16 terapias previas). Muy pocos pacientes (2,8%) fueron diagnosticados recientemente con un cáncer raro e incurable. Los tipos comunes de cáncer fueron gastrointestinal, ginecológico, de mama, melanoma, de pulmón y cáncer de tiroides.

Tsimberidou señaló que la implementación de la medicina de precisión usando secuenciación de próxima generación, como la nueva biopsia líquida presentada también en ASCO, así como el uso de nuevos fármacos, incluida la inmunoterapia, mantienen la promesa de mejorar significativamente los resultados clínicos de los pacientes con cáncer. «La medicina de precisión es el camino del futuro -señaló Diefenbach– y llegará cada vez a más pacientes. Obtendremos mejores resultados con los mismos fármacos y tratamientos», apostilló esta experta de ASCO. En el tratamiento del cáncer todo suma.

Fuente: abc

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *