Otra cifra sin precedentes compiten para gobernar Estados / Abogada podría ser la primera musulmana en el Legislativo / Demócratas de Kansas eligen candidata indígena gay

Una cifra récord de mujeres se postula para ganar un escaño en el Congreso estadounidense en las elecciones de noviembre, en un año marcado por el movimiento #MeToo contra la violencia de género y por las acusaciones de abuso contra el presidente Donald Trump.

Tras otra ronda de elecciones primarias en varios estados el martes, más de 180 mujeres quedaron en carrera para competir por un lugar en la Cámara de Representantes en las próximas elecciones de medio término.

“Es oficial”, dijo el Centro de Mujeres Estadounidenses y Política (CAWP) después de los comicios en Kansas, Michigan y Misuri. “Hemos batido el récord de mujeres nominadas en los principales partidos para la Cámara de Estados Unidos respecto de cualquier otro año”.

Hasta ahora, el récord era de 167 candidaturas.

Otra cifra sin precedentes se registra en la cantidad de mujeres que compiten para gobernar estados, un total de 11, señaló el grupo defensor en Twitter. Hasta el momento, el máximo había llegado a 10 en 1994.

En junio, las mujeres también marcaron una cifra nunca antes vista en relación a las postulaciones para el Senado. El total alcanzó las 42: 24 demócratas y 18 republicanas. En 2016, el número más alto alcanzado hasta ahora, se habían registrado 40, informó CAWP.

El gran número de candidatas surge en la mitad del mandato de Trump, cuyo ascenso al poder en enero de 2017 dio lugar a una gran marcha en Washington por los derechos de las mujeres.

También, ocurre en un momento decisivo para la lucha de género en la sociedad estadounidense, impulsado por el movimiento #MeToo contra el acoso sexual de mujeres por parte de hombres en posiciones de poder.

Primera musulmana

Una abogada y exlegisladora del estado de Michigan podría convertirse en la primera musulmana en ocupar un escaño en el Congreso federal.

La exrepresentante estatal Rashida Tlaib ganó la nominación del Partido Demócrata el martes para competir sin oposición por un escaño en el Congreso para el área de Detroit, el cual fue ocupado durante mucho tiempo por el representante John Conyers. Ningún republicano o candidatos de otros partidos están en la contienda, lo que significa que la hija de inmigrantes palestinos se perfila a ganar el escaño en noviembre y comenzar a cumplir un mandato de dos años en enero.

La abogada no dejó pasar la oportunidad de desafiar al presidente Donald Trump, a quien describió como un “fanfarrón”.

“No sé si él está listo para mí”, manifestó.

Tlaib, de 42 años, estuvo en la Cámara de Representantes de Michigan de 2009 a 2014. Venció a otros cinco candidatos para obtener la nominación para representar al distrito mayoritariamente demócrata, el cual cubre gran parte de la ciudad de Detroit y algunos de sus suburbios.

Desde que salió de la Legislatura, Tlaib ha trabajado como abogado para la organización Sugar Law Center of Economic and Social Justice. El miércoles, dijo que su agenda en Washington será que el programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos, Medicare, sea para todos. Además, indicó que buscará que haya un salario mínimo de 15 dólares, políticas ambientales sostenibles, financiamiento para las escuelas públicas y una reforma de inmigración justa.

Candidata indígena

Los demócratas en Kansas han roto los moldes al elegir a una candidata indígena y gay al Congreso para representar a un estado conservador y republicano: Sharice Davids.

La abogada y activista de 38 años se impuso a otros cinco aspirantes a la candidatura y en las elecciones de noviembre se enfrentará al republicano Kevin Yoder, con cuatro mandatos en el Congreso. Los demócratas creen que pueden ganar en un distrito en el que se impuso Hillary Clinton en la presidencial de 2016.

Los republicanos tienen las cuatro bancas por Kansas en la cámara baja, pero los demócratas esperan arrebatarles dos.

Davids festejó su victoria el miércoles por la mañana con un mensaje de pedido de fondos a sus partidarios, iniciado con la frase “¡Lo logramos!”

“Ustedes me dijeron que necesitan a alguien que vive sus luchas. Me dijeron que necesitan a alguien que los escuche. Me dijeron que necesitan a alguien que conozca sus experiencias”, dice el mensaje.

Davids, criada por una madre soltera, se recibió de abogada en la Universidad de Cornell. Fue becaria en la Casa Blanca durante la presidencia de Barack Obama. Además, es una experta en artes marciales mixtas y se presentó a sus correligionarios demócratas con un video en el que aparece en un cuadrilátero dando fuertes patadas al saco de arena. Fue una historia atractiva para muchos votantes demócratas en una contienda competitiva.

Nacida en Kansas City, Kansas, Davids recibió el apoyo de EMILY’s List, una organización que impulsa la elección de mujeres partidarias del derecho de aborto. Ha dicho que la violencia armada se debe encarar como una crisis de salud pública e impulsa la expansión del seguro médico estatal Medicaid para los pobres o discapacitados a otros sectores. Critica los recortes impositivos del presidente Donald Trump.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *