Al menos una de cada 10 mujeres embarazadas en México presentan diabetes gestacional, enfermedad que aparece durante el embarazo, pone en riesgo la vida de la mujer y del producto, y genera consecuencias a largo plazo para ellas y su descendencia, alertaron especialistas.

Ante la epidemia de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular que afecta a nuestro país, el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) destinó los trabajos de su 30 reunión anual –que se realiza del 20 al 24 de abril– a analizar “El origen perinatal de las enfermedades del adulto”.

Al inaugurar la reunión, la secretaria de Salud federal, Mercedes Juan López, reconoció el incremento exponencial en las enfermedades crónicas no transmisibles, ya que actualmente el 70 por ciento de la población tiene sobrepeso u obesidad, 9 por ciento vive con diabetes, y más de 30 por ciento padece hipertensión arterial, lo que tiene efectos negativos en las personas.

En el simposio “Diabetes y Embarazo” –que forma parte de los trabajos de la reunión anual–, la doctora especialista en endocrinología Nayeli Martínez Cruz, reprochó que pese a que se reconoce que la obesidad y la diabetes son una “pandemia” y un problema de salud pública, “no se estén haciendo los suficientes esfuerzos para atender este problema”.

Según datos de la Federación Internacional de Diabetes – retomados por la experta–, en el mundo hay 400 millones de personas con diabetes, pero una de cada dos no sabe que tiene la enfermedad, y se estima que cada siete segundos alguien muere como consecuencia de este padecimiento.

México forma parte de una de las regiones con mayor prevalencia en obesidad y sobrepeso, y la epidemia ha propiciado –señaló Martínez Cruz– que las mujeres inicien un embarazo siendo obesas o presentando sobrepeso, e incluso algunas teniendo diabetes.

Estos factores, sumados a los malos hábitos alimenticios durante el embarazo, las pone en alto riesgo de desarrollar diabetes gestacional (que se presenta en el segundo y tercer trimestre del embarazo y no es diabetes crónica), lo que tiene efectos adversos en su salud y pone en riesgo el desarrollo adecuado del feto.

La especialista explicó que desconoce a ciencia cierta la prevalencia nacional de diabetes gestacional, pero mediante estudios realizados por el INPer se estima una prevalencia de 10.3 por ciento del total de embarazos, es decir al menos una de cada 10 mujeres (o hasta tres de cada 10) presentarán este padecimiento.

La diabetes gestacional representa un factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 (enfermedad crónica caracterizada por un alto nivel de glucosa en la sangre y que se asocia al desarrollo de diversas enfermedades letales).

Quienes desarrollaron diabetes durante el embarazo tienen 7.4 veces más probabilidades de desarrollar diabetes mellitus posteriormente, lo que se traduce en que del 20 al 60 por ciento de quienes tuvieron diabetes gestacional desarrollarán este tipo de enfermedad.

Mientras que las mujeres que se embarazaron con sobrepeso u obesidad, y cuyo alto peso persistió después del embarazo, desarrollarán la diabetes tipo 2 más rápidamente.

La doctora y especialista en endocrinología María Aurora Ramírez Torres explicó que los altos niveles de glucosa en la sangre durante el embarazo (característica de la diabetes gestacional) tienen efectos adversos en el feto.

“Una mayor concentración de glucosa durante las primeras etapas del embarazo aumenta el daño letal directo”, es decir, la glucosa en etapas tempranas del desarrollo fetal conlleva a un porcentaje de mortalidad del 90 por ciento.

Para los productos que logran superar las primeras etapas de desarrollo, la alta concentración de glucosa generará malformaciones graves, un desarrollo fetal lento, amenaza de aborto prematuro y macrosomia (tamaño mayor del feto al esperado en la etapa del embarazo).

Existen estudios que señalan que la no atención de la diabetes gestacional, sumado a una mala alimentación durante el embarazo y el amamantamiento, alterará los genes del producto, por lo que será propenso genéticamente al desarrollo de otras enfermedades en la etapa adulta.

Según los datos presentados por la especialista, se estima que al año nacen 250 mil hijas o hijos de madres diabéticas, por lo que están en riesgo de desarrollar diabetes mellitus en su edad adulta.

En ese sentido, Ramírez Torres enfatizó que la prevención de la obesidad y la diabetes debe comenzar desde edades tempranas en las mujeres y se deben enfocar más esfuerzos en lograr hábitos alimenticios saludables y ejercicio adecuado en todas las mexicanas que estén en edad reproductiva.

En tanto que el doctor Enrique Reyes Muñoz, especialista en ginecología y obstetricia, instó a sus compañeros a realizar pruebas de diagnóstico de diabetes gestacional a todas las mujeres que se encuentren entre las 12 y 24 semanas de embarazo, ello al señalar que en México la diabetes gestacional no se está diagnosticando o se está haciendo en etapas tardías del embarazo.

El control de la diabetes gestacional se basa en una alimentación adecuada, ejercicio en el embarazo, y en algunas ocasiones en medicamento que regule los niveles de glucosa en sangre.

CIMACNOTICIAS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *