Al menos 132 millones de seres humanos viven en situaciones críticas y necesitan ayuda. La ONU pide 19.280 millones de euros para poder asistirlos en 2019

“Estamos presenciando niveles extremadamente altos de necesidades humanitarias, incluso cuando la riqueza global es más alta que nunca”. Con esta demoledora frase presenta el Resumen Humanitario Mundial el coordinador de ayuda de emergencia de la ONU, Mark Lowcock. En este texto, la ONU solicita 19.280 millones de euros para cubrir a 93,6 millones de personas en el mundo, casi tres cuartas partes de las que reciben ayuda en 2018 están en países afectados por crisis que se prolongan durante siete años o más. En este texto presentado hoy en Ginebra y que la organización describe como la evaluación más completa, autorizada y basada en la evidencia de las necesidades humanitarias prioritarias y cómo responder a ellas, está exenta la petición de una partida para Siria. La ONU estima que el montante definitivo alcanzará los 22.000 millones.

“En 2019, casi 132 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria y protección, la mayoría por el impacto de conflictos. Naciones Unidas y las organizaciones aliadas buscan ayudar a 94 millones de personas”, se lee en el preámbulo del informe, que detalla que una de cada 70 personas en el mundo está atrapada en una crisis y necesita de forma “urgente” asistencia humanitaria y protección.
Para resolverlo, plantea que la ayuda humanitaria no puede reemplazar soluciones políticas y de desarrollo a largo plazo. “La ONU trabajará para movilizar la voluntad, las capacidades y la creatividad de la comunidad mundial para poner fin a las crisis y promover el desarrollo que ayude a la gente a ser más resiliente ante las que no se pueden evitar”, señala Lowcock.

Existe un 80% de probabilidades de que se produzca el fenómeno meteorológico de ‘El Niño’ a finales de este año, lo que pondría en peligro a 25 países

Yemen volverá a ser el país que más fondos necesitará en 2019, con 3.500 millones de euros. “La situación ha empeorado significativamente y se ha deteriorado rápidamente”, informa la ONU. En este sentido, se prevé que el próximo año unos 24 millones de personas necesitarán ayuda humanitaria y protección, lo que convierte al país sumido en una guerra desde marzo de 2015 en la peor crisis humanitaria actual, recoge Europa Press. Las necesidades también serán elevadas en Siria -país para el cual la petición de fondos no se ha concretado aún pero se espera que esté próxima a los 3.080 millones solicitados para 2018-, República Democrática del Congo (1.450 millones), Sudán del Sur (1.320 millones), Etiopía (1.050 millones), Somalia (más de 880 millones) y Nigeria (casi 746 millones).

La ONU advierte de que la brecha entre el dinero que se pide y el que se recibe sigue situándose en torno al 40%

También se ha deteriorado la situación humanitaria en el último año en Afganistán (538 millones), debido a la grave sequía entre otras cosas, así como en República Centroafricana (378 millones) y Camerún (345 millones), donde se ha recrudecido la violencia, lo que ha generado un aumento de los desplazados. A esta cuestión se prevé que se sumen nuevos requerimientos por el previsible impacto del fenómeno meteorológico de El niño. La organización alerta de que existe un 80% de probabilidades de que se produzca a finales de este año, lo que pondría en peligro de sequía, ciclones e inundaciones a 25 países.

Pese a que los donantes han ido aumentando sus contribuciones de fondos en los últimos años, pasando de 9.300 millones en 2014 a 12.200 millones en 2017, la ONU ha advertido de que la brecha entre el dinero que se pide y el que finalmente se recibe sigue situándose en torno al 40%. Así, aunque 2018 se encamina a ser un año récord en cuanto a los fondos humanitarios recabados, aún se quedará lejos de los casi 21.900 millones de euros solicitados. Según el informe, hasta el 19 de noviembre se habían recibido casi 12.200 millones, un 56% del total. En 2017, para esa fecha se había recibido el 52% de los fondos solicitados.

En su presentación, Lowcock indica que pese a los avances económicos mundiales, el 10% de la población aún vive por debajo del umbral de la pobreza. Además, “al menos 2.000 millones de personas viven en zonas afectadas por la fragilidad, el conflicto y la violencia, donde el cruce de pobreza, crecimiento poblacional elevado, degradación medioambietal, riesgos naturales y conflicto enconado les dejan en una situación de especial vulnerabilidad”, añade. A la situación se suma el aumento de personas con hambre en el mundo, que asciende a 821 millones en 2017, y el creciente número de ataques contra escuelas y centros de salud. Así, en 2017 se registraron más de 700 ataques contra personal sanitario, mientras que los ataques contra profesores y escuelas aumentaron un 24% ese año con respecto a 2016. El año pasado, de acuerdo con Naciones Unidas, había 263 millones de niños que no iban a la escuela.

Fuente: ELPAÍS

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *