La escultura pesa ocho kilos y cuenta con más de 400 elementos tradicionales y alusivos a la carrera mexicana de la Fórmula 1

Un colorido árbol de la vida es la imagen central del cartel del Gran Premio de México 2018, que fue presentado a principios de febrero tanto en las redes sociales como en algunos anuncios espectaculares de la capital del país. Según la carrera de la Fórmula 1, la figura “busca celebrar la cultura mexicana y rendir homenaje a nuestras artesanías”.

Este jueves, la figura adquirió tres dimensiones. La escultura de barro pintado fue exhibida en una conferencia de prensa, donde también fue revelado el nombre de sus creadores. Ellos son Alfonso y Juan José Soteno, de Metepec (Estado de México), miembros de una de las familias de artesanos más reconocida en la elaboración de estas obras conocidas como árboles de la vida.

Tras la presentación que se llevó a cabo en el taller de los artesanos, el apellido Soteno se colocó como trending topic en Twitter durante el mediodía. Algunos de los periodistas que asistieron a la misma compartieron fotografías de la escultura y de sus detalles.

Los Soteno informaron que la obra pesa ocho kilos, mide 70 centímetros y tiene más de 400 pequeñas figuras, entre las flores, hojas y animales tradicionales y los elementos alusivos a la Fórmula 1: automóviles de carrera, competidores, herramientas, banderas, botellas de champán y hasta los mecánicos que cambian los neumáticos en el pit-stop.

También explicaron cómo es el proceso de elaboración, que en el caso de esta pieza tomó diez días. “El barro que utilizamos lo traen en terrones, recibe el sol en la casa y se muele con rodillo, se hace polvo, se harnea para que quede fino y se le agrega agua. Los acabados se realizan con punta de maguey y se utiliza pintura vinílica”, fueron las palabras de Alfonso Soteno, recogidas por el diario deportivo Marca.

Además de tener el sello de Pueblo Mágico, Metepec es famoso por sus artesanías de barro. Y en particular por sus árboles de la vida, cuyos primeros ejemplares representaban el Génesis de la Biblia: Adán y Eva en el jardín del edén. Con el tiempo, los artesanos comenzaron a dar forma a otras escenas de la vida cotidiana. Algunas de las esculturas creadas en este pueblo, hoy están en manos de expresidentes y se exhiben en sitios como El Vaticano.

Modesta Fernández de Soteno fue una de las pioneras de la actividad, y muchos de sus hijos, nietos y bisnietos siguieron sus pasos. Incluyendo a los creadores de la escultura para el Gran Premio mexicano.

Aunque tiene forma de trofeo, la obra no funcionará como tal, informó el director de mercadotecnica de la carrera, Rodrigo Sánchez. Su uso es meramente promocional y se realizarán 10 ejemplares en el taller de los Soteno. Con la edición de 2018, el Gran Premio de México buscará obtener el reconocimiento al mejor evento de la Fórmula 1 por cuarto año consecutivo.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *