La ONG Transparencia Internacional indica que México es el país más corrupto de la región.

Casi una de cada tres personas en América Latina pagó sobornos para acceder a los servicios públicos como educación, salud o justicia en 2016, según el último barómetro de la ONG Transparencia Internacional (TI) difundido este lunes. México (51%) y República Dominicana (46%) son los países donde más se soborna a los funcionarios. Esas cifras contrastan con el 6% registrado en Trinidad y Tobago y el 11%, en Brasil.

El sondeo, realizado a domicilio a más de 22.000 personas de 20 países de América Latina y el Caribe, señala que el 29% de los ciudadanos que han usado seis servicios públicos —educación, atención médica, adquisición de documentos de identidad, Policía, servicios básicos y tribunales— pagaron algún tipo de soborno en los últimos 12 meses. Ese porcentaje representa a unas 90 millones de personas. Según el barómetro, la práctica corrupta no distingue entre género ni clase social.

La mayoría de los sobornos se pagan en la atención médica: un 20% de los encuestados ha afirmado que lo hizo para obtener el tratamiento adecuado. Después de ese servicio público figuran la educación y los trámites en tribunales.

Casi dos tercios (62%) de los encuestados han afirmado que la corrupción aumentó en el último año, a pesar de las recientes manifestaciones anticorrupción en BrasilGuatemala y Venezuela. Según el 47% de los consultados, los cargos más corruptos son los policías y políticos. En el caso de la Policía, se eleva a 73% en Venezuela; en el caso de los políticos, a 69% en Paraguay. Además, más de la mitad de los encuestados reprueba la respuesta de los gobiernos, especialmente los venezolanos y los peruanos, con 76% y 73% respectivamente.

“Las personas en la región están siendo defraudados por los gobiernos, la clase política y los líderes del sector privado”, ha sostenido José Ugaz, presidente de TI, en un comunicado este lunes. La gran mayoría de las personas consultadas (70%) confía en que los ciudadanos pueden tener un papel positivo en la lucha contra la corrupción, especialmente en Brasil (83%), donde varios escándalos de corrupción han sacudido al país.

Aún así, menos de uno de cada diez denuncian las irregularidades. “No es sorprendente”, comunica el portavoz de TI, porque la “amenaza de una represalia violenta constituye un riesgo real”: un 28% de los encuestados ha asegurado haber sido sancionado tras hacer una denuncia por soborno. “El soborno es una experiencia demasiado habitual [en la región]”, según la ONG.

Fuente: El País.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *