De los 34 programas de pensiones analizados en el MMGPI, México se ubica en la antepenúltima posición.

La reforma al sistema de pensiones es uno de los grandes pendientes que tendrá la administración del próximo presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, pues es una modificación que se ha pedido desde hace varios años.

De acuerdo con el Índice Global de Pensiones de Melbourne 2018 (MMGPI), México está posicionado en el lugar 32 de 34 sistemas analizados con 45.3 puntos de un total de 100, sólo por arriba de India y Argentina.

En entrevista con El ­Economista, Jorge Servín, director en consultoría para planes de Retiro en Mercer, comentó que es una señal positiva que el equipo de transición ya esté hablando sobre posibles modificaciones al sistema de pensiones, ya que tendría un impacto para las finanzas del país.

“Lo ideal sería arrancar con una reforma estructural del sistema de pensiones, no es nuevo, año con año se ha venido solicitando, así como se dio la reforma energética, así como se dio la reforma en telecomunicaciones. Ésta es una de las reformas pendientes porque tiene un impacto muy importante en las finanzas públicas del país”, sostuvo.

Luego de que el próximo subsecretario de egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público declarara que la reforma se tiene pensada para la segunda parte del sexenio de AMLO, el especialista señaló que se deben utilizar al menos los dos primeros años para analizar las propuestas que se han presentado.

“Entiendo que la nueva administración tendrá prioridades, al menos ya es un alivio el escuchar que se empiece a analizar en forma, lo ideal sería que lo más pronto posible se abordara el tema; puedo estar de acuerdo en que la implementación como tal de la reforma se pudiera dar en la segunda parte del sexenio, pero creo que lo importante sería que durante los primeros dos años se hicieran todos los análisis previos, porque material y estudio hay y hecho ya desde hace mucho tiempo, lo que hace falta es actuar”, aseveró.

Urgencia

De acuerdo con el especialista, uno de los temas más urgentes en revisar es la tasa de contribución obligatoria, que actualmente se ubica en 6.5% y es una de las más bajas de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que en promedio tienen 20 por ciento.

“Se debe incrementar ese porcentaje, idealmente poderlo estacionar en 12-12.5%, el doble, pero eso no se puede hacer de la noche a la mañana, pero la propuesta es que se pudiera hacer gradualmente para que también poco a poco el costo no lo vayamos absorbiendo”, dijo.

En ese sentido, explicó que este aumento debe ir de la mano con un aumento en el salario porque de hacerse así el bolsillo del trabajador se puede ver afectado al retirarle un porcentaje mayor con el mismo sueldo, aunque destacó que eso va de la mano con el crecimiento económico del país.

Agregó que otras modificaciones que se deben plantear tienen que ver con el régimen de inversión de las afores para que se tenga acceso a otros instrumentos de inversión y tener una mayor diversificación, así como el impulso para que la iniciativa privada pueda establecer un mayor número de planes complementarios o privados de retiro.

Fuente: El Economista.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *