1449100621_854086_1449105563_noticia_normalLa escena se produce en Chacao, pero se repite en Petare o en el barrio de Pinto Salinas, lugares que representan diferentes ecosistemas de esta Caracas que encara, bajo un sol plomizo, el final del año con una cita que, sin duda, marcará el devenir de los próximos meses. “Abajo, a la izquierda, en la esquina, la de la manito”. A través de una melodía propia de canción de radiofórmula, pegadiza y facilona, los simpatizantes de los diversos partidos opositores venezolanos recuerdan el lugar que ocupa la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a la mayoría de fuerzas opositoras, en el tarjetón electoral.

No se trata meramente de un ejercicio de propaganda electoral. La cancioncilla busca evitar que se confunda la opción de la MUD con la que está justo pegada, que también lleva la palabra Unidad, pero que se trata de un partido próximo al Gobierno. Pero, sobre todo, que entre hasta el tuétano la idea de acudir a las urnas el próximo domingo. La oposición, según vaticinan todas las encuestas, puede encontrarse la noche del día 6 en una situación sin precedentes en los 16 años de revolución bolivariana: con una mayoría de asientos en la Asamblea Nacional.

Ese triunfo inédito, que aún debe cristalizar en las urnas y en medio de condiciones adversas, como una ley electoral que claramente les perjudica por el reparto de escaños, podría convertirse, en lugar de uncatalizador de la precaria alianza, en fuente de nuevas tensiones que pongan a prueba la solidez de una unidad no siempre bien avenida.

Hasta ahora la aversión al chavismo ha servido como fuerza de compresión para la unidad. Con todo, la forma de cómo combatir al oficialismo pocas veces concitó unanimidad. El disenso en torno a ese punto amenazó con convertirse en fractura en 2014, cuando una facción opositora encabezada por María Corina Machado y Leopoldo López impulsó el movimiento de La Salida, que se leyó como un intento por deponer al Gobierno de Nicolás Maduro. Se enfrentaba así al sector dominante de la MUD, liderado por el dos veces candidato presidencial y actual gobernador del Estado de Miranda,Henrique Capriles Radonski, que propugnaba atenerse al calendario electoral para, mientras tanto, hacer un trabajo político que permitiera persuadir a cada vez más votantes de las clases populares para apoyar a la oposición. Todavía hoy, muchos simpatizantes y dirigentes cercanos a Machado y a López, preso desde hace casi dos años, son muy críticos con Capriles, a quien no perdonan que el excandidato, tras perder en 2013 ante Maduro por una exigua diferencia, tratase de calmar los ánimos y no llamase a tomar las calles, como reclamaban el resto de opositores.

Sofocada La Salida, las negociaciones internas para pactar las candidaturas parlamentarias se produjeron entre numerosas disputas locales. En marzo de 2015, la MUD optó por definir sus postulaciones por medio del consenso de las fuerzas políticas, y solo acudir a unas votaciones primarias cuando alcanzar ese consenso se hiciera imposible. A la larga, después de un tortuoso proceso que tardó hasta junio para ofrecer sus resultados, quedaron designados 127 candidatos por consenso y 40 por votaciones directas de los militantes.

El método pretendió agilizar el nombramiento de los representantes opositores y, sobre todo, minimizar los daños del enfrentamiento interno. A pesar de ese esfuerzo, algunas heridas quedaron. En circuitos clave, algunos de los precandidatos descartados decidieron presentarse como candidatos independientes. Los estudios de opinión dan hasta el 10% de la intención de voto a esas candidaturas. Un ejemplo resaltante es el del empresario y actual diputado por el Estado de Lara (centrooccidente del país), Eduardo Gómez Sigala, que erosiona —y, según algunas fuentes, supera— los porcentajes del candidato oficial de la oposición en el circuito, Alfonso Marquina.

La unidad ha sido posible también porque, en cierta manera, se trata de unas elecciones plebiscitarias, donde importa más votar en bloque que a uno u otro diputado. Así se ha podido evitar que haya un líder que predomine por encima del resto. La vocería ha correspondido al secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, respaldado por todos los líderes opositores. Estos han hecho campaña por separado. A falta de que hoy se celebre el cierre de campaña de la MUD, desde principios de año no se ha visto juntos en un acto a Capriles, María Corina Machado, mucho más activa que el primero, y Lilian Tintori, quien se ha erigido en una especie de alter ego de su marido, encarcelado en la prisión de Ramo Verde.

Fuente: elpaís

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *