JOSE MARIA MORELOS.- Mucho de lo que venden los comerciantes ambulantes depende del movimiento que se registre en la ciudad, pues mientras más gente haya en las calles, también las ventas se apuntalan.
Don Crisanto Suárez Pech por años se ha dedicado a la venta de frutas de la temporada en las escuelas o en lugares donde hay concentración de gente.
Según él, cuando es quincena y se paga puntual en el ayuntamiento, se registra buena venta, sobre todo en la zona centro de esta ciudad.
También se vende bastante bien cuando las mujeres o los abuelitos de esta ciudad cobran sus apoyos de Prospera o su tercera edad.
Igualmente cuando la gente del campo saca sus productos a vender, como la miel, en los centros de acopio se concentra gente que demanda lo que ellos venden en sus pequeños puestos ambulantes.
Don Crisanto Suárez Pech vende ciruelas y mangos, productos que compra con proveedores que vienen de la ciudad de Oxkutzcab, Yucatán, porque según él, lo dan más barato.
Indicó que un bulto de ciruela lo consigue con los proveedores a 200 pesos, y al menudearlo, explicó, él saca de ganancia unos 150 pesos.
Refirió que él desde que llegó aquí hace 32 años, se ha dedicado a la venta ambulante y así ha luchado para mantener a su familia, integrada por su esposa y sus seis hijos.
Manifestó que por fortuna, de todos sus hijos dos son profesionistas y una más también se va recibir como ingeniero este año, mencionó.
Crisanto Álvarez es hijo de un ex revolucionario villista que murió aquí hace unos 10 años, y que en vida fue conocido como don Simeón Suárez.
Esta persona, aparte de dedicarse a la venta ambulante, también trabaja en la limpieza del área del Mercado del Productor de esta ciudad, por las tardes.

Fuente:

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *