Yucatán prácticamente no figura en las estadísticas de exportación de becerros porque los animales que se logran aquí se venden para engordar en otras Entidades del país o bien los comercializadores los exportan directamente a los EE.UU., coincidieron en señalar fuentes del sector ganadero.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado (Siiniga), en Yucatán hay 13 mil Unidades de Producción Ganadera, cada una cuenta con diferente número de vacas, sementales y becerros.

La principal actividad de estos productores es la venta de becerros. POR ESTO! informó ayer que apenas el 10 por ciento de estas unidades de producción se dedica a la engorda de algunos becerros para el sacrificio y venta de carne al consumidor.

El resto de las unidades de producción los venden, aunque son muy pocos los que los exportan, ya que la mayoría queda en manos de comercializadores, es decir, el que llega con los vehículos conocidos como “panzonas” y adquiere los becerros para llevarlos a otras Entidades para la engorda o bien los exportan a EE.UU., como si fueran de otros Estados.

De acuerdo con las estadísticas de la Sader, Yucatán sólo ha exportado mil becerros a EE.UU. de enero a junio de este 2019.

Vocación ganadera adoptada

La información oficial reporta que, durante el primer semestre del año, en todo el país se han exportado 537,500 becerros a esa nación. De ese gran total, Yucatán sólo ha enviado 1,031 becerros.

“El tema en Yucatán es que no es una vocación ganadera de origen, es adoptada, se aprendió y se tomó después de la crisis del henequén, y se aprendieron prácticas básicas, sin darle valor agregado al ganado; por eso la mayoría de los productores sólo espera que el becerro tenga los 6 ó 7 meses para que sean destetes y venderlos; es lo que se vende mucho en Yucatán, los destetes, por eso vienen las panzonas de otros Estados y se llevan una gran cantidad de becerros.

“Se los llevan para la engorda en otros Estados, donde aprovechan la calidad genética de los animales yucatecos o bien los exportan a Estados Unidos, pero salen como embarques del Estado que compró, como Nuevo León, Sonora, Chiapas o Tabasco, el lugar de donde sale el ganado a la exportación”, relataron fuentes del sector.

Rastreo de aretes

Detallaron que sólo un rastreo de los aretes permitiría conocer el lugar de origen de los animales, incluso del rancho y quiénes son los padres, pero eso ocurre cuando se requiere hacer un rastreo sanitario, no se aplica en el ámbito comercial, ya que en las aduanas sólo registran el Estado de exportación y a decir de las cifras, apenas mil becerros fueron exportados a EE.UU. de manera directa.

Las fuentes del sector reconocieron que hace falta aplicar medidas y una política pecuaria que le permitan al ganadero engordar sus propios animales, como los sistemas silvopastoriles, donde los animales pueden alimentarse de ramas del árbol de ramón o de otros locales, o eslabonarse para exportar de manera directa.

POR ESTO! informó ayer que para los ganaderos locales resulta costoso engordar a sus destetes, es por ello que los venden y son pocos los que engordan para el sacrificio de los días miércoles y viernes, cuando se prepara el tradicional chocolomo.

Fuente: POR ESTO!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.