1_sargazoCancún vive una temporada de verano atípica, y hay un rechazo de turistas frente a la presencia de sargazo en las playas ha generado los primeros estragos dentro de la industria turística del principal destino vacacional del país, en pleno arranque de temporada de medio año.
A pesar de los esfuerzos de las autoridades por contrarrestar la presencia de las grandes cantidades de las algas marinas, el sargazo cubre la arena del caribe y por consiguiente, se ha establecido un rechazo directo de los turistas en pleno verano.
“Desafortunadamente si estamos en una situación difícil, un verano peligroso para los prestadores de servicios turísticos”, afirma el consejero de la Asociación de Hoteles Alejandro Alvarado Muro, quien reconoce que las quejas por el sargazo entre los grupos mayoristas se han elevado hasta en un 60 y 70 por ciento.
Las quejas van encaminadas a que los turistas no encuentran dos de los atractivos que pagaron para disfrutar sus vacaciones: sol, arena y mar limpio!
Y es que al menos el sol se ha mantenido en el inicio de la de la temporada, pues las temperaturas no bajan de los 33 grados centígrados en esta época del año.
El problema empieza cuando uno observa la arena. La imagen de la lente del POR ESTO! de Quintana Roo es elocuente. En playa Gaviota Azul, justo en el corazón de la Zona Hotelera de Cancún, el sargazo ha cubierto más de 200 metros de playa.
Para un turista esto es un suplicio. Ver cubierta la arena por las algas ya significa un problema, sin embargo, el no poder entrar al mar enerva por completo, ya que el sargazo ha cubierto cuando menos los primeros 50 metros dentro del mar.
Esto último es lo más molesto para el turista, puesto que el mar turquesa que vieron en fotos o videos para convencerse de viajar a Cancún, tiene ahora un color café tenue y muchas algas alrededor.
Para los prestadores de servicios el sargazo ha significado pérdidas, puesto que ni siquiera han podido tirar sus sombrillas y camastros en la arena, pues la mayor parte de la gente no quiere quedarse en ese sitio.
En el panorama, existen tres tipos de turistas ahora: el que se enerva, el que se aferra y el que se resigna.
El primero simplemente observa y se va, “No, no podemos quedarnos aquí, esto es feo”, sostiene un turista mientras observa el sargazo, la arena, la falta de sombrillas y la maquinaria que trabaja a marchas forzadas para limpiar la playa.
El segundo camina hasta un kilómetro para encontrar un lugar accesible, donde no haya tanto sargazo y vea un mar turquesa abierto para poder, sin contratiempos, disfrutar sus vacaciones.
En cambio, el tercer tipo simplemente se ubica en un lugar, deja sus cosas, camina sobre el sargazo y se mete al mar a pesar de que el color café no invita ni siquiera a pensar en tiempo de recreación.
Mientras tanto, los prestadores de servicios turísticos padecen. Las ventas se han caído apenas en los primeros días del período vacacional de verano, hasta en un 20 por ciento, lo cual es considerablemente riesgoso.
De acuerdo con Alejandro Alvarado Muro es peligrosa esta situación debido a que en pronósticos, la temporada pintaba para ser una de las mejores sin embargo, la naturaleza puede generar totalmente lo contrario.

POR ESTO

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *