El proceso legal de Tajamar volvió a reiniciar. Tras dos años y medio de polémica y conflictos jurídicos, el proyecto regresó a un nuevo punto de partida donde la Suprema Corte de Justicia ha exhibido las acciones incorrectas de los jueces de distrito en Quintana Roo.
De acuerdo con especialistas legales, el primer dictamen de la Suprema Corte de Justicia puso todo de nueva cuenta en un inicio, ya que existen amparos y recursos legales que fueron mal dictaminados en por parte de los juzgados de Distrito en el estado.
En este punto, uno de los principales temas que quedaron al descubierto, fue la complicidad en la que incurrían los juzgados con despachos jurídicos como el JFK del expresidente municipal Julián Ricalde Magaña.
Este despacho (conformado por Francisco Villareal funcionario estatal y Karim de la Rosa) es el que ha manejado a su discreción e intereses a los juzgados de Distrito en Quintana Roo.
Por esta razón es que, en el caso de Malecón Tajamar llega hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, debido precisamente a que los Juzgados de Distrito no llevaron por buen cause el trama legal del desarrollo turístico.
Dentro de este contexto, ahora todo vuelve al inicio. Ejemplo de ello es la postura del sector empresarial y en particular de los inversionistas que trabajaron con Fonatur para la creación de Malecón Tajamar.
Además, también el departamento jurídico de Fonatur tiene trabajo en este asunto, debido a que la paraestatal anticipó desde el 2016 que podría enfrentar demandas por hasta 3 mil millones de pesos en caso de que el proyecto Malecón Tajamar sea cancelado definitivamente por los juicios de amparo interpuestos por grupos ambientalistas.
En el documento “Malecón Tajamar, Desarrollo Responsable Apegado a Derecho”, elaborado por Fonatur, se expone que entre los años 2003 y 2012, el gobierno federal invirtió 618 millones de pesos en la urbanización de las 52 hectáreas que conforman todo el complejo, denominado originalmente Malecón Cancún.
También se expone que entre el 2006 y el 2015 Fonatur vendió un total de 41 lotes, restando a la fecha aún otros dos más por comercializar.
“De la comercialización de los lotes, Fonatur obtuvo 2,040.7 millones de pesos en ventas, que habrán de implicar una derrama económica por 11,563.7 millones de pesos y la creación de 5 mil 166 empleos directos y 10 mil 332 empleos indirectos”, en caso de que Malecón Tajamar pueda ser desarrollado en su totalidad, se lee en el reporte.
Asimismo, se argumenta que el desarrollo de Malecón Tajamar tendría beneficios indirectos para Cancún como “el incremento y la diversificación de la oferta inmobiliaria, entrada de divisas por llegada de inversionistas extranjeros, aumento en la afluencia de turistas nacionales y extranjeros, y mayor consumo de servicios turísticos en la zona de influencia”.
Asimismo, otro punto legal que no debe perderse de vista es que Fonatur quedó exonerado de toda responsabilidad legal en la devastación de manglar y fauna silvestre en Malecón Tajamar, luego de que así lo dictaminara la Sala Especializada en Materia Ambiental y de Regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.
El argumento para deslindar a Fonatur de toda responsabilidad fue el hecho de que se actuó con base en una autorización emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), según informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).
Profepa también informó que la Sala Especializada consideró que los argumentos que formuló la persona que impugnó el resolutivo favorable a Fonatur resultaron ineficaces para demostrar una ilegalidad.

Fuente: Por Esto!

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *