yotengodiezmansiones2La frase pertenece a Beatriz Rojkés, Senadora argentina por Tucumán. Acompañada por la Ministra provincial de desarrollo social, Beatriz Mirkin, la Senadora se encontraba en el sur de la provincia, visitando zonas inundadas. A viva voz los afectados expresaban sus quejas a las funcionarias, aparentemente por la escasa ayuda recibida. El enfado de los damnificados crecía junto con el malhumor y la incomodidad de la Senadora. “Acá nos inundamos. Usted vive en una mansión allá [en la capital provincial], pero mírenos a nosotros”, le recriminó un hombre.

La respuesta no se hizo esperar: “Yo tengo diez mansiones, no una, pero estoy acá. Yo podría estar ahora en mi mansión, pedazo de animal, vago de miércoles”, concluyó Rojkés. En youtube se hizo viral y hasta surgió un hashtag, #YoTengoDiezMansiones.

La Senadora Rojkés es esposa del Gobernador de la provincia, José Alperovich. La Ministra Mirkin es prima del Gobernador. Los Alperovich son miembros importantes del oficialismo a nivel nacional; la Senadora fue tercera en la línea de sucesión. En el poder desde 2003, Alperovich reformó la constitución provincial para quedarse más tiempo del estipulado, tres períodos consecutivos. Luego de rumores de otra reforma para permitir la reelección indefinida, como sucedió en otras provincias y como lo intentó la propia Fernández de Kirchner, la idea fue desechada. No sorprendería ahora que la candidata a la gobernación sea su esposa. El poder y sus enroques; sus puertas giratorias, en realidad, porque el enroque solo ocurre una vez.

Pero Tucumán es más que anécdota. Es un prístino retrato de las formas patrimoniales de dominación, comunes en América Latina y otras latitudes, capaces de reproducirse tanto a nivel local como nacional. El diálogo citado, que no fue diálogo, revela ese microcosmos del patrimonialismo. Algunos verán populismo en la escena, pero es un error. El populismo es una relación de dominación jerárquica, donde el poder también circula de arriba hacia abajo, pero que está envuelto en un lenguaje de horizontalidad de la relaciones sociales, el viejo mito de la igualdad.

En la escena tucumana no hay horizontalidad alguna, ni en las relaciones de poder ni en el discurso. Para la Senadora, no hay razón para ocultar que es más rica de lo que el subalterno inundado suponía, diez veces más rica. Es que allí reside su legitimidad. Su presencia en esa región no es por obligación institucional sino por abnegación, precisamente porque podría estar en cualquiera de sus diez mansiones, todas con piso seco y techo firme. La Senadora pierde los estribos porque se ha metido en el barro con generosidad paternalista y el necesitado es incapaz de apreciarlo, le responde con ingratitud. Cuando el poder es tan asimétrico, el pobre hasta puede perder su condición humana—“pedazo de animal”—simplemente por ser ingrato.

Son los atributos de un orden político que Juan Linz llamó “sultanismo”. Con el Imperio Otomano como metáfora y Max Weber como inspiración, la noción describe un sistema de dominación donde el límite entre lo público y lo privado es tan poroso que ambas esferas se fusionan. El sultán administra la cosa pública igual que como administra su plantación, su hacienda…o su concesionaria de automóviles, como Alperovich. El Estado es la extensión de los dominios del sultán, de sus activos.

Como tal, el nepotismo se convierte en el principio organizador de la administración de ese Estado por necesidad. El nepotismo existe en todo tipo de régimen político, pero en el sultanismo tiene otro valor estratégico, es mucho más que la práctica de repartir cargos entre parientes. Es el instrumento más importante de dominación, la garantía de concentración endogámica del poder del Estado y de su reproducción en el tiempo, su perpetuación. Las relaciones de parentesco naturalizan la discrecionalidad y la arbitrariedad del sultán.

El Estado de Derecho se debilita hasta esfumarse. La dominación es personalista, se hace dinástica, cuasi monárquica, solo que no es una monarquía constitucional sino absolutista. La noción deaccountability—el responder por la legalidad y legitimidad de los actos de gobierno—es aquí ficticia. El sultán solo le rinde cuentas a Dios y ello no ocurre en la tierra.

En ese régimen el poder despótico captura intereses e identidades, los transforma en rehenes de sus impredecibles caprichos. Lo hace por medio del clientelismo, la distribución a discreción de premios y castigos. Las redes clientelares crecen, pero no como política social de un Estado redistribuidor, sino como arbitraria manipulación para beneficio del poder. La pobreza no necesariamente disminuye, o no se sabe porque no se mide, lo cual es común a estos regímenes. Es que en realidad tampoco importa.

En esta brevísima historia, el lector encontrará rasgos que van, en el espacio, de Trujillo a Marcos y de Ceaușescu a Stroessner y los Duvalier, por nombrar algunos ejemplos. Pero también van, en el tiempo, de los Somoza a los Ortega, de Batista a los Castro y de Juan Vicente Gómez a Chávez, también como ilustración. El sultanismo no ha muerto, está vivo y goza de buena salud. Macondo es muy real y los Buendía siguen sucediéndose unos a otros.

Son todos lugares donde el poder causa la peste del insomnio y la peste del olvido. Es esa amnesia que explica la repetición, porque las personas hasta olvidan leer su propia historia. Solo les queda esperar cien años para poder descifrar su propio destino. Hasta entonces, seguirán gobernadas por los propietarios de mansiones, los sultanes.

ELPAIS.COM

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *